El Centenar de la Ploma (I)

Per José Forés Lahoz

Con motivo del 800 aniversario del nacimiento del Rey Conquistador, Valencia viene organizando diversos eventos enmarcados dentro del llamado Año Jaime I. Uno de los proyectos que se pretenden llevar a cabo es el de traer a nuestra ciudad el monumental retablo El Centenar de la Ploma, desde los años 60 del pasado siglo propiedad del Museo Victoria y Alberto de Londres, de donde nunca ha salido. Con una antigüedad de más de 600 años la obra, realizada sobre tabla, tiene unas dimensiones de siete metros y, en caso de que el museo londinense accediera a su traslado, la Generalitat se comprometería a su restauración.

La ocasión nos anima a ocuparnos acerca de un tema de honda significación histórica, ya que al hablar del Centenar de la Ploma nos estamos refiriendo a una institución fundada por el rey Jaime I para custodiar la Senyera y, además, prestar sus servicios -como milicia singular- a la ciudad de Valencia. Tanto en el Fur 229 de las Cortes celebradas en Valencia en 1604 como en el Fur 18 de las que tuvieron lugar en Monzón en 1626 se habla de la antiquísima "Companyia del centenar de la ploma, instituida por la magestad del Senyor rey en Jaime lo Conquistador...".

El nombre de "Centenar de la Ploma" se debe a que la compañía estaba constituida por cien ballesteros, cuya indumentaria consistía en una sobrevesta blanca o tunecilla corta, con la cruz roja de San Jorge en el centro del pecho y en la espalda, cubriendo la cabeza con un yelmo rematado con una pluma. Su blasón, compuesto por la misma cruz y una ballesta, tenía por lema "In te, Domine, speravi; non confundar", o sea, "en Vos, Senyor, esperí; confós no seré". También se la conocía como "Companyia del Centenar de Sant Jordi", porque tenía a este santo por patrón, quien a su vez ejercía el patronazgo sobre el Reino de Valencia. El historiador y académico Francisco de P. Momblanch dedicó interesantes estudios al tema, como antes lo hicieran Vicente Boix, Marqués de Cruilles, Sanchis Sivera, Salvador Carreres Zacarés y otros. Como documento ciertamente curioso queremos centrarnos en la monografía pergeñada por quien fuera nuestro amigo y compañero en la junta de gobierno de los Cronistas del Reino de Valencia y maestro de quien suscribe y de tantos historiadores en ciernes, Emili Beüt i Belenguer, titulada Centenar de la Ploma. Guàrdia d´Honor de la Senyera. Institució Foral Valenciana creada per Jaume I el Conqueridor. Legislada i ordenada per Pere II el Ceremoniós. Reis de Valencia, trabajo que obtuvo el premio extraordinario del Centenar de la Ploma de Barcelona en los Juegos Florales de Lo Rat Penat celebrados en Valencia el domingo 31 de julio de 1955, y editado el mismo año por la Dehena de aquella ciudad condal.

Firmado por el insigne valenciano Federico García Sanchiz, miembro de la Real Academia Española, famoso charlista inventor del verbo "españolear" (a quien el 25 de noviembre de 2005 dedicamos la tribuna de LAS PROVINCIAS), el prólogo es una delicia. Escrito en lengua valenciana (como así era considerada entonces por la docta corporación, no como hizo después, en que reculó, tildándola de "variedad del catalán"), comienza diciendo: "Curiosa significació la de les presents línies: són el pròleg d´un epíleg.- Sí, perquè el Centenar de la Ploma, que la barcelonina Casa València i la Delegació madrilenya de Lo Rat Penat mantenen, com una desfilada d´animades ombres, no fan sinó repetir en cadascuna de les seues cerimònies el comiat al real i positiu conjunt de ballesters i arcabussers dels nostres temps de gran personalitat". Tras manifestar que sus palabras no tienen otra justificación que la de acompañar "als meus paisans en la seua nostàlgia" y felicitar en nombre de los otros a uno de ellos, distinguido entre los distinguidos, el preclaro escritor Emili Beüt i Belenguer, al citar su obra galardonada alude a "l´il.lustre institut sacrificat per Felipe V, qui no debades va morir foll i essent el símbol de la minva d´Espanya, en quant al seu territori, per Gibraltar, i en allò que respecta al seu esperit, per l´arbitrarietat, inintel.ligent com ninguna, de l´extinció del règim foral". Y concluye así: "Règim que en virtud de les seues diferències geogràfiques i ètniques, reclama Espanya, la que es sembla a les taronges, nostres taronges, fruit de pulpa no homogènia, sino a gallons, bé que perfectament acoblat l´un en el que seguix, i embolicats en una corfa que té el color que resulta si barregem el roig i el groc nacionals".

En los primeros tiempos posiblemente el Centenar no fue un cuerpo permanente, ya que en el año 1342 el Consell General acordó que se nombraran a sueldo cien hombres de a caballo y tantas lanzas y ballestas para los cien jinetes, a fin de salir con la Senyera de la ciudad "a venjar l´linjúria que el Senyor de Pego havia fet en empresonar al notari Esteve Corts, que era ciutadà de València".

El Justicia Criminal era el jefe de esta fuerza armada. Los jurados y síndico de la ciudad, junto con el Justicia, elegían y nombraban a los componentes de la compañía, quienes habían de ser "menestrals honrats, de bona conducta, amb l´aptitut suficient i veins de València. Restaven obligats a servir al Rei i a la Ciutat, trobant-se disposats a actuar en qualsevol moment en que foren requerits".

cites

Acaba la Biblia molt vera e catholica, treta de una biblia del noble mossen Berenguer Vives de Boil, cavaller, la qual fon trellada de aquella propia que fon arromançada, en lo monestir de Portacoeli, de llengua latina en la nostra valenciana.
Bonifaci Ferrer (1478)

diccionari

corrector

LINKS

Per un domini punt val
junts front a la AVL
El teu nom en valencia
Associacio d´Escritors en Llengua Valenciana (AELLVA)
Mosseguello

NAVEGA EN
VALENCIA

 

Entrar com
a usuari

Nom d'usuari:
Contrasenya: