Coherencia valenciana

Per José María Adán García

Lo peor que le puede pasar a una comunidad es la incoherencia, tanto en lo que respecta a la conciencia de su propia identidad, como en la promoción de las infraestructuras necesarias para su desarrollo integral.

Es, esa coherencia la que se está echando en falta en la acción de los políticos valencianos, tanto en los que nos gobiernan, como en mayor medida los que dicen ejercer la oposición.

En un orden de prioridades, lo primero que hay que potenciar es nuestra condición de españoles, nuestra pertenencia a la Patria común e indivisible que es España. Pues bien, ahí se inicia la primera de nuestras incongruencias.

Por parte del Gobierno valenciano cuando promueve –a través del Consejo de Cultura y la Academia de la Lengua, que incluso blinda estatutariamente– que se difumine la identidad valenciana. Ello ocurre cuando ambos organismos enmarcan nuestras raíces dentro del área idiomática-cultural de Cataluña; o afirman que el idioma valenciano es “una modalidad genuina del catalán”. Ambas cosas son histórica y científicamente falsas.

Todos sabemos que todo expansionismo político toma como base la “unitat de la llengua”. Pretendida unidad que incluso en el Estatuto catalán se señala como fundamento de una institucionalización común entre los “paissos” que la comparten. Unitat de la llengua que es la base de la que la izquierda republicana de Cataluña e incluso Convergencia y Unió, promuevan los “paissos catalans”, que incluyen a Valencia. Para ello se realizan acciones concretas de promoción de ese proyecto expansionista, no solo directamente a través del Institut de Estudis Catalá, cuya proyección en Valencia se permite, sino incluso mediante subvenciones directas de la Generalitat a través de Acció Cultural y otras muchas entidades, que se consienten.
No presuma pues el Gobierno valenciano de españolidad, pues de una forma consciente y si lo hace inconscientemente mucho peor, está colaborando en establecer las bases para la integración de Valencia en los paissos catalans, cuyo objetivo prioritario es la autodeterminación.

La oposición en este tema actúa mucho peor. Se ha dejado embarcar, en contra de su propia esencia dialéctica, en el pan catalanismo. Han hecho suyas la cuatribarrada, la “unitat de la llengua”, los paissos….. Se han hecho militantes del antivalencianismo. Se han dejado arrastrar por el historicismo antifranquista, cuando separatistas y comunistas luchaban juntos contra la dictadura. No ha superado esa etapa y han confundido lo coyuntural con lo permanente.

Han negado su esencia, porque han renunciado a su lucha por la justicia social. Ahora ante una realidad radicalmente injusta (globalización, inmigración ilegal, nueve millones de españoles que están en el umbral de la pobreza, contratos temporales basura, la esclavitud de las hipotecas, dos millones de pobres, la imposibilidad de acceso a una vivienda digna, los mayores beneficios de la historia del gran capital, colaboración con guerras económicas…..); la izquierda o produce esas realidades o brilla por su ausencia. Se ha aliado con las minorías burguesas y capitalistas de los nacionalismos identitarios, que van también en contra de su sentido internacionalista y de la defensa del trabajador inmigrante, al que se le quiere desarraigar de sus ancestros y sumergir obligatoriamente en una cultura minoritaria.

Se han adaptado al sistema y han renunciado a la lucha social. Lo más grave es que contradicen el principio irrenunciable por sus líderes fundacionales de la UNIDAD de ESPAÑA, que reiterada y contundentemente expresaron Pablo Iglesias, Azaña, Negrín, Prieto, Ángel Pestaña…..

La segunda falta de coherencia es el deterioro a la propia identidad valenciana, ante nosotros mismos.

¿Cómo es posible que un idioma histórico y gramaticalmente diferenciado, con un propio siglo de Oro y su renaixensa, definido estatutariamente como tal y por lo tanto con respaldo constitucional, un gobierno valenciano con mayoría absoluta, permita que Universidades, colegios, medios de comunicación…. organismos del Estado como el Senado; o incluso internacionales, lo ignoren, lo escamoteen o lo tergiversen…?
¿Cómo se permite, sin una reacción eficaz, que constantemente se ningunee la historia y la identidad de Valencia, en congresos, publicaciones, mapas, propaganda turística…..?
Todo esto esta creando perplejidad y confusión en el exterior, como también entre la ciudadanía valenciana.

La promoción y en su caso la defensa de nuestra personalidad (histórica, idiomática, cultural, de nuestras tradiciones…..) debiera ser objetivo preferente de un Gobierno que se llame valenciano.

No se puede presumir de valencianismo y al mismo tiempo dejarse invadir pasivamente.
La postura de la izquierda en esto es mucho peor, pues no solo no combate esas transgresiones sino que incluso las promueve.

Finalmente está el tema de la promoción de nuestras infraestructuras, imprescindibles para nuestro desarrollo integral.

Aquí la culpa se desplaza más bien hacia el sectarismo del Gobierno actual de España; echándose de menos más coordinación y contundencia en la respuesta.

¿Cómo es posible que Valencia y los valencianos admitamos con meninfostismo que se nos diga que los trasvases de agua entre cuencas son buenos para todos los ríos de España, menos para el Ebro, que es el que puede suministrar agua a Valencia?

¿Tenemos que tragarnos las desaladoras como solución hídrica, a pesar de saber que son temporales y necesitan renovaciones periódicas, gastan más energía, su contaminación es mayor, destruyen el litoral, son más caras….; por chantaje nacionalista al Gobierno?

¿Tenemos que admitir la modificación del trazado Júcar-Vinalopó a pesar de que vaya en detrimento de la calidad, precio y disponibilidad del agua?

La falta de agua está desertizando nuestra tierra, está obligando a abandonar zonas de cultivo, está impidiendo el desarrollo turístico y urbanístico. En definitiva, está provocando un agravamiento de la crisis económica en Valencia.

¿Cómo es posible que el AVE, Valencia-Madrid, lleve un retraso de diez años, cuando Valencia por la densidad de su población y su nivel económico, garantiza su rentabilidad y requiere mayor urgencia en su instalación?

¿Cómo se explica que el corredor mediterráneo, sea sucesivamente pospuesto, cuando se trata de una de las zonas más pobladas de Europa y de mayor volumen en el transporte de mercancías y pasajeros?

¿Por qué se ha dificultado durante años la autovía de Sagunto-Somport, manteniendo unas pésimas comunicaciones de Valencia con Aragón?

¿Por qué no se termina la autopista Valencia-Lisboa, que además de articular toda España, convertiría a Valencia en el Puerto del Atlántico en el Mediterráneo?

¿Qué sucede con las inversiones estatales en el Puerto de Valencia –con tan diferente trato a las de Barcelona– y con sus accesos?

¿Por qué esa desigual diferencia en la participación del Estado en la Copa América con respecto a la Expo de Sevilla, la Olimpiada de Barcelona, la Expo del Agua en Zaragoza…?

¿Cuándo se van a regularizar las aportaciones del Gobierno para la aplicación de la Ley de Dependencia?

¿Van a mantenerse privilegios de financiación y de inversión pública a las comunidades autónomas de signo nacionalista en perjuicio del resto de comunidades, contrariando los principios constitucionales de igualdad y solidaridad?

¿Tenemos que mantener un grave y, a corto plazo, catastrófico déficit energético, por el dogmatismo antinuclear del Gobierno socialista?. El primer resultado es ya el próximo incremento del recibo de la luz.

Así, tantas y tantos agravios y acciones contrarias al bien común y al futuro de Valencia, que inexplicablemente estamos tolerando.

Constituye todo ello una profunda falta de coherencia, que va minando la confianza, y requiere de una inmediata acción clarificadora y una movilización del pueblo valenciano en defensa de su identidad y su desarrollo.

cites

"perque yo, a manament de vostra senyoria, ho he tret de lati, en nostra vulgada lengua materna valenciana aixi com he pogut, jatssessia que altres l´hagen tret en lengua cathalana".
En el prolec de la seua traduccio del "Valeri Maxim"
Antoni Canals (1352-1419)

diccionari

corrector

LINKS

Per un domini punt val
junts front a la AVL
El teu nom en valencia
Associacio d´Escritors en Llengua Valenciana (AELLVA)
Mosseguello

NAVEGA EN
VALENCIA

 

Entrar com
a usuari

Nom d'usuari:
Contrasenya: