El PSOE se cachondea de las jarchas

Per Baltasar Bueno

El PSOE sigue con sus desatinos preelectorales y le está sirviendo en bandeja su cabeza al PP. No hay día que no meta la pata y haga subir puntos en la bolsa electoral a su contrincante.

La pisada de charco ayer se la deben al concejal socialista Juan Soto, quien intentó cachondearse de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, por su discurso en la inauguración de la biblioteca Nova Al-Russafi.

Defendía la primera edil que en la época de la dominación islámica se hablaba romance valenciano, el latín, altamente arabizado, que nos trajeron los romanos, cadena que nos enlaza con nuestra Lengua Valenciana.

Con su típica falta de gracia, saber y clase, Juan Soto dijo que iba a enviar a las Universidades de El Cairo y Damasco la intervención de la alcaldesa, para ser tenida en cuenta en futuras investigaciones.

Si Juan Soto se hubiera leído los documentos sobre la capitulación de Valencia ante Jaime I, que obran precisamente en la Universidad de El Cairo, o supiera que la cultura valenciano-arábiga de los siglos XI y XII nos viene de Bagdad, por citar dos simples ejemplos, se hubiera quedado callladito para no hacer el ridículo.

El valenciano existía en la taifa de Valencia antes de la llegada de Jaime I, mal que le pese a Soto, era el romance de los mozárabes, como los judíos tenían su lengua y los musulmanes hablaban las suyas.

Hay constancia documental de este romance valenciano en las jarchas, cancioncillas de amor que cerraban los poemas árabes o hebreos, moaxajas, a los cuales servía de apoyo.

Si Soto no quiere irse tan lejos puede darle una repasadita al manuscrito ‘Yais at-tawsih’, de Ben al-Jatib, por ejemplo, y se enterará de lo que supone la jarcha para la Lengua Valenciana.

Y para el caso, muy probable, de que no haya leído nunca una jarcha, tampoco se moleste, le transcribo una de tantas: “¿Que fareyo o que serad de mibi?/¡Habibi,/non te tolgas de mibi!”.

Y de Al Russafi, por si Soto se quiere culturizar un poco en lo que concierne a la valencianidad, recomendarle de entre los poemas de Al Russafi, “Elegía a Valencia”, y sabrá lo que es amar y cantar a Valencia, algo que lo hace infinitamente mejor que él, Rita Barberá, ejemplo de querer esta entrañable ciudad. Lo que no creo ocurra, porque los socialistas lo único que saben hacer bien es catalanizar, en eso son maestros consumados.

cites

Los dialectos de la lengua lemosina son la catalana, valenciana y mallorquina. La catalana ha recibido muchos vocablos de la francesa; la valenciana, de la castellana; la mallorquina se llega más a la catalana por ser hija de ella. De todas las tres, la más suave y agraciada es la valenciana y no me lo hace decir la pasión
Gregori Mayans i Ciscar

diccionari

corrector

LINKS

Per un domini punt val
junts front a la AVL
El teu nom en valencia
Associacio d´Escritors en Llengua Valenciana (AELLVA)
Mosseguello

NAVEGA EN
VALENCIA

 

Entrar com
a usuari

Nom d'usuari:
Contrasenya: