Cómo hablan los hombres libres.

Per Wenley Palacios

Jaume I
No tengo ningún título para estar aquí, para hablaros de Don Jaime, ni del valenciano, ni ningún otro tema. Pero me he dedicado a la abogacía más de cuarenta años y estoy acostumbrado a recibir a la gente, a oír lo que me cuenta, que nunca es lo realmente sucedido, sino lo que creen que ha sucedido; por eso, suelo poner los documentos que narran los hechos uno junto a otro, por orden cronológico, y deducir qué es lo que ha pasado. Eso me da una visión bastante exacta de paisaje en que se han desarrollado esos hechos y así pueden entenderse adecuadamente. Siempre cuento que cuando se habla de una mujer semidesnuda y al lado a un hombre frotándose las manos, suele pensarse en una estampa erótica, en dos amantes, una merienda junto al río, un paraje idílico, dispuestos a hacer el amor, porque a la descripción que nos han dado, hemos puesto un paisaje a nuestro antojo. La verdad es que si el paisaje real es un fondo de azulejos, un gran foco sobre una mesa, encima la mujer semidesnuda y un médico acabando de lavarse las manos, nos acabarían de describir a una mujer que están preparando para una operación, tal vez grave, algo completamente distinto a lo que habíamos imaginado. Es necesario conocer el paisaje para saber lo que ha pasado.

Un día, vino a verme Ana Valbuena Roig con su madre y a comunicarme que la habían nombrado Na Violant d´Ongria. Tenía que elegir mantenedor para el Acto de su Proclamación y había pensado en mí. Me sentí muy alagado, comprometido. No podía negarme a esa familia, a quien aprecio desde hace tres generaciones, ni a la belleza de Ana. Entonces traté de estudiar quién era Na Violant, algo más de lo que normalmente todos sabemos, que era la mujer, en realidad, la segunda mujer del Rey Don Jaime, pero hay poco escrito sobre Na Violant, solo la biografía, magnífica, de Roberto Pérez de Heredia. Busqué en los tochos grandes sobre la vida de Don Jaime y en los estudios sobre la creación del Reino de Valencia; y poniendo los hechos de su vida uno tras otro, sabiendo lo que le pasó, comprendí, como persona amante que soy de la libertad, lo mejor que puede tener un hombre, lo único imprescindible, que Don Jaime había hecho un Reino distinto, el de Valencia, con unas características también distintas a sus otros reinos, por una sola razón, porque gracias a ese nuevo Reino, él pudo ser un hombre libre, pues, a pesar de ser Rey, no lo había sido hasta después de la conquista de Valencia.

Eso es lo que trato de contar, lo que trataré de explicar hoy. Por qué los valencianos somos como somos, con un alto sentido de la libertad y por qué hablamos un idioma distinto del que hablan los catalanes; y no basándome en razones filológicas, que las hay, sino en razones históricas, en la firme determinación de un hombre que quiso hacer un Reino diferente de los que ya tenía para ser libre.

Tal vez, nosotros, somos los verdaderos culpables de lo que nos pasa. O no ponemos el suficiente empeño o nos dejamos llevar o no somos capaces de rebelarnos, de perseguir nuestro ideal con ilusión y con tesón. Un hombre puede labrar su destino, incluso modificarlo y si tiene suerte y está en el momento propicio, puede también modificar el destino de un país. Lo único que necesita es ser libre, el individuo que no es libre no podrá realizar ninguno de sus deseos, ninguna de sus ideas. Muchas veces nos llaman fachas, fascistas o cosas por el estilo, sencillamente porque somos defensores de la libertad, porque creemos en ella, porque la exigimos y porque la ejercitamos. Los que no creen en la libertad, le tienen verdadero horror, la miran con recelo, porque el hombre libre es quien les dice que están equivocados y señala sus errores.

Pensadores modernos, como Francis Fukuyama y Nathan Sharansky, son defensores a ultranza de la libertad, que hace posible la democracia libre, único modo de prosperar y de enfrentar el destino. Los demás modelos de estado no sirven, solo hay que ver cómo han fracasado estrepitosamente las naciones no democráticas. Cayó el muro de Berlín y todo el sistema marxista, como están cayendo los regímenes totalitarios islámicos en Afganistán y en Iraq.

Estamos instalados en un sistema donde hay muchos doblepensadores, como los llama Nathan Sharansky, ruso, prisionero en el gulac durante muchos años, luego emigrante a Israel, donde ha llegado a ser Ministro de la Ciudad de Jerusalén. Llama dobles-pensadores a aquellos que tenían un pensamiento, pero ante las autoridades rusas, ante los comunistas, se expresaban de otra manera porque no había más remedio. Eso mismo ocurría aquí con la dictadura y, siguiendo esa vieja mala costumbre, ocurre también ahora. Hay cosas que nuestros políticos no dicen, aunque las piensan, porque no se pueden decir. Son políticamente incorrectas. Esto es una barbaridad muy gorda, el hombre libre siempre puede decir lo que piensa y debe esperar que los demás lo acepten sin enfadarse por ello, porque los demás también tienen derecho a expresar su parecer, sin que nosotros nos enfademos. El hombre libre, no solamente ejerce su libertad, sino que debe manifestarla. Yo soy libre y pienso lo que pienso y lo digo, porque lo contrario, se llame como se llame, es mentira y mentir es lo último que se puede hacer.

Gracias a que un conocido catalanista se levantó y se fue, pensaron que mi discurso como Mantenedor de Na Violant d´Ongria, versaba, primordialmente, sobre el valenciano, cuando versaba sobre la libertad. Porque el valenciano que nosotros hablamos, el auténtico, el que ya hablaban aquí los súbditos de Don Jaime, es consecuencia de la lucha de Don Jaime por la libertad. Aunque era Rey en plena Edad Media, no por eso podía hacer lo que quería, los doce rico-hombres aragoneses y los condes catalanes, lo tenían bien agarrado.

Don Jaime, siendo un niño fue entregado en prenda de los compromisos de su padre al Cruzado Simón de Monfort, que lo tenía como rehén en Montpellier. A los cinco años murió su madre en Roma y su padre, el mismo año, luchando contra el propio Simón de Monfort en la Batalla de Munat. El Papa que tutelaba los estados, que hoy llamaríamos europeos, decidió intervenir y nombrar un tutor para Don Jaime, cargo que cayó en su tío, el Infante Ferrán, dispuesto a arrebatarle sus reinos, por eso al niño Rey lo entregó, para su custodia, a los Caballeros Templarios del inexpugnable Castillo de Monzón.

Los grandes nobles exigían juramentos, reparaciones, constantemente a aquel tierno niño, por lo que el Papa, cuando tenía 12 años decidió casarlo con Doña Leonor, cuñada del Rey de Castilla, pensando que un rey fuerte protegería a su cuñado. Don Jaime y Doña Leonor hasta los 14 años, que aún no tenían, no podían hacer uso del matrimonio, según las creencias de la época. Cuando apenas tenía dieciséis años, Rey y Reina fueron secuestrados en Zaragoza y por las noches dos guerreros armados, los custodiaban al pie de la cama. Cuando, por fin, cedió aquel joven Rey a las exigencias de los nobles aragoneses, los rico-hombres, y pudo ser liberado, Doña Leonor marchó a Castilla y no volvió.

Las humillaciones y las exigencias de aquellos nobles feudales, no terminaban nunca. "Yo os haré ver quien soy yo y lo que valgo", escribe en su crónica. La conquista de Mallorca se hizo al amparo de los dineros de los catalanes y con la ayuda de éstos; así que los nobles aragoneses pensaron que era momento de conquistar el Reino de Valencia y hacerse con sus ricas tierras y bienes. El primero que realizó una incursión definitiva fue Don Blasco de Alagón, tomando Ares y Morella, pero Don Jaime le detuvo y si bien le cedió tierras, Morella revirtió al Rey rápidamente. No estaba dispuesto a que el nuevo Reino, que iba a conquistar, estuviera también sojuzgado por aquellos nobles, así que hizo la conquista, declarada Cruzada por el Papa, principalmente, con la ayuda de ciertos obispos y de nobles de segundo rango.

Ya en Valencia a todas las reuniones y Cortes da entrada al pueblo llano, los plebeyos, que, por una parte, equilibraba el poder de los estamentos nobiliario y clero y, por otra parte, contribuía a que los hombres de Valencia tuvieran libertades.

Podía haber incorporado Don Jaime estas tierras a la Corona de Aragón o a los Condados Catalanes, seríamos aragoneses o catalanes; pero no quiso. Tras la conquista de la ciudad de Valencia, se encuentra que la situación se asienta en tres pilares: a) Su voluntad de hacer un reino nuevo, distinto a los que había heredado y también distinto al de Mallorca. b) Los intereses de los grandes nobles aragoneses y catalanes que quieren mantener sus privilegios y extender sus riquezas a costa de las nuevas tierras, yendo siempre contra los intereses del monarca, al que se han opuesto desde que era pequeño; él lo vivió en su propia carne y lo recuerda. Y c) El tercer pilar con que cuenta son sus nuevos súbditos, los valencianos, un pueblo nuevo compuesto por musulmanes y judíos que estaban allí, por los cristianos establecidos tras la conquista, aragoneses, catalanes, navarros, francos, húngaros, castellanos, etc., y con la población primitiva, descendiente de los primeros pobladores, del tiempo de los romanos y de la época visigótica, ahora más o menos islamizados.

Siguió el principio aristotélico de que el pueblo llano ha de tener tanta fuerza como el estamento eclesiástico y el de nobleza o al menos tanta como cada uno de éstos por separado; y, por eso, desde el principio, cuando tiene que reunir a nobles y a obispos que le han ayudado en la conquista, hace también participar a los hombres llanos, a la burguesía y a la plebe de Valencia. Cuando instituye els furs, que los extiende a todo el reino paulativamente, están ya allí presentes los representantes de otras villas. Castellón, Vilafamés, Onda, Liria, Corbera, Cullera y Gandia, estaban presentes en 1.261 en las Cortes Valencianas que aprobaron la reforma dels Furs y el compromiso de su juramento por el sucesor de la corona. Don Jaime también los juró.

Tras la conquista, en 1.238, estableció la Curia, sobre justicia municipal. En 1.240 la Costum, fuero municipal que va modificando y reformando hasta convertirla en els Furs en 1.961.

Los Furs están inspirados por un sabio doble principio, la autoridad y la libertad, bajo el sagrado sistema de que todo Rey y todo el pueblo deben someterse a la Ley; por eso los monarcas valencianos, antes de ser coronados, debían jurar los fueros.

Los Furs no se basan en el derecho nobiliario aragonés, ni en los usatges catalanes. Se valió principalmente del derecho justinianeo y del código canónico, así como de leyes musulmanas, derecho judío y derechos de los repobladores. No solo da una legislación definida, también limita el territorio en las primeras cortes valencianas. Lo configura según los pactos que han establecido sus predecesores, y viene a ser exactamente el que hoy ocupa el antiguo Reino de Valencia, teniendo en cuenta que la zona de Alicante se incorporó en 1.304 y que en el siglo XIX se añadió Requena, Villena y Sax, a cambio de Caudete, que pasó a Albacete.

Muy hábilmente Don Jaime se deshizo de aquellos señores feudales, ricos-hombres de Aragón y los condes catalanes. Para el repartimiento de tierras designó a dos nobles, Asalit de Gudar y Gimeno Pérez de Tarazona, caballeros de mesnada, pero no pertenecientes al exclusivo grupo de los doce ricos-hombres, que lo eran por derecho propio de Aragón. Protestan los ricos- hombres. Ante la protesta, Don Jaime, les encarga el repartimiento. Antes de la conquista, se habían prometido más tierras de las que había, por lo que hubo de ordenar la reducción proporcional de todo lo otorgado anteriormente. Esperó que la dificultad del repartimiento les hiciera fracasar y así ocurrió, por lo que, al renunciar los rico-hombres, volvió a nombrar a Gudar y a Tarazona. De todas maneras, se entregó a aquellos señores feudales los castros, lugares fortificados, altos y con pocas tierras y, al ver que tenían poca ganancia, se volvieron a sus tierras. Siguiendo la teoría de las partidas, Don Jaime creó una nueva nobleza, las de quienes tienen linaje y tienen bondad, son fieles al Rey, cuando los tradicionales ricos-hombres, solamente exhibían su linaje.

Habría sido muy fácil al Rey hacer circular en el Reino de Valencia la moneda aragonesa o la catalana. Se hacían transacción de la moneda jaquesa de Aragón o en la mazmudina musulmana y también en otras monedas, hasta que en 1.246 el Rey ordena acuñar los Reals, con el signo de la cruz entre flores, y el lema "Reino de Valencia". Como señaló en la Costum quería disponer de una moneda propia y la creó, estableció las normas de su implantación y el plazo para el cambio de la moneda circulante por la nueva, igual que se ha hecho con los euros y las pesetas, cambios que se hacían en la "taula", que dictaba las equivalencias entre las distintas monedas. Cada doce reales equivalían a un "sou", y 20 "sous", es decir, 240 reales a una "lliura".

Ese empeño en hacer un reino propio, distinto de los que había heredado y el conquistado de Mallorca, con leyes distintas, organización distinta, composición de las Cortes distinta, moneda distinta, le lleva también a mantener una lengua distinta. Habría podido imponer la lengua de los catalanes o la lengua que se hablaba en Aragón, pero no lo hizo. Por eso las leyes que primeramente se redactaron en latín, ordena que se traduzcan al romance valencià, a "la lengua que aquí hablan mis súbditos". Es fácil comprender que en poco más de veinte años, nadie pudo introducir una lengua distinta de la que se hablaba, como pretenden los catalanistas.

Luis Fullana i Martí, franciscano, fundador del Convento de San Lorenzo, provincial de Valencia, confesor de la Reina María Cristina, hijo predilecto de Benimarfull y adoptivo de Cocentaina y Valencia, pasaba las vacaciones de verano en Bañeres, en la finca El Cosi, de Don Benito Martí de la Cavada, oriundo de Morella. En sus últimos años, m. 1948, vivía modestamente en Madrid con su sobrina, de sus pocos estipendios como académico y las misas. Le oí decir: "cómo no va a ser el valenciano un idioma si fue la lengua de un Reino".

En su discurso de ingreso en la Real Academia de la Lengua Española, distingue el latín clásico, usado por literatos y magistrados, fijo y estable, del latín vulgar que llevaban los soldados y los colonos por todo el imperio. Los hispanovisigodos lo transformaron de forma natural y lógica, en cada zona, según la condición, carácter y costumbre de sus habitantes, no todos por igual, sino dando lugar a las lenguas romances españolas, el gallego, el castellano, el catalán, el mallorquín y el valenciano, que no es un dialecto, porque tiene vida independiente, literatura propia y puede formar su historia morfológica desde que se emancipó del latín vulgar. Quien mantiene que el valenciano es catalán, no ha leído a nuestros clásicos de los siglos XIV, XV, XVI y XVII.

En la Carta Pobla de Uxó, 1.250, el Rey Don Jaume dice que sus súbditos hablan valenciano; y en las Corts de 1.261, ordena la traducción general de Els Furs del latín al valenciano.

El canónigo de la Catedral de Mallorca, Gregorio Genovar, se quejaba porque la famosa novela Blanquerma del mallorquín Ramón Llull "no ha sido traducida a la más culta de las lenguas romances de la España oriental, es decir, al valenciano" y encargó a Juan Bonbalij de origen catalán su traducción, 1.552, quien reconoce que "soy muy limitado en dicho idioma, por serme peregrino y extranjero"; sabía muy bien que el catalán no era igual al valenciano.

Otros lo han dicho también: Joanot Martorell, autor de Tirant Lo Blanc: "lo escribo en mi lengua, el valenciano". Bonifaci Ferrer tradujo la Biblia del latín al valenciano en 1.478. Pig i Margall, catalán federalista: "en España hay muchos idiomas, el castellano o español, el gallego, el bable, el vasco, el catalán, el mallorquín y el valenciano". Cervantes: "el valenciano es graciosa lengua, dulce y agradable". Martín de Riquer, en 1.877: "polida, dulce y muy linda, formada del lemosín, la hebrea, la griega y la latina". Menéndez Vidal: "es la lengua valenciana, la primera lengua romance literaria de Europa, de cuyos clásicos no solo aprendieron catalanes, sino incluso castellanos". Un Real Decreto de 26 de noviembre de 1.926, reconoce las lenguas castellana, catalana, valenciana, mallorquina, gallega y vascuence.

Los estudios lingüísticos podrían ser debatidos siempre que sus autores, no estuvieran alimentando causas políticas. No cabe ninguna duda que el valenciano se parece a todas las lenguas románicas, y ¡como no! a las más próximas también, pero hay que tener mucho cuidado, porque una vez nos quiten y destruyan el valenciano, nos quitarán también todas las demás señas de identidad de este pueblo, nos convertiremos en catalanes del sur, en ciudadanos catalanes de segunda clase, tratados con la misma indeferencia con que están tratando, en la actualidad, a los catalanes del barrio del Carmelo de Barcelona, también ciudadanos de segunda clase, castellanoparlantes.

Hay gente, muchos amigos míos, que piensan que la actual inmersión política, enseñando en las escuelas el valenciano catalanizado, pueda hacer desaparecer, poco a poco, a través de dos ó tres generaciones, el valenciano auténtico. No lo creo así, creo que hay mucha esperanza, porque la lengua nos la enseñan nuestras madres, la aprendemos en la calle y hay mucha gente que está dispuesta a defender estas señas de identidad.

Si ahora puede ser difícil defender al valenciano, tal vez lo era mucho más al principio de los años de la democracia, en donde la influencia catalanista era decisiva, porque iba envuelta en la aureola de que ellos eran contrarios a Franco, que es lo que estaba de moda. Todo lo que era contrario a Franco era bueno y, por lo tanto, ser catalanista era bueno. Ya he contado que no es así. Tenemos hoy aquí a Mercedes y a María José, gemelas, que cuando estudiaban en la Escuela Marqués de Benicarló, siendo muy jovencitas, apenas 10 ó 12 años, un concejal llamado Don Tomás, les predicaba, que nuestra bandera era la cuatribarrada, que lo que hablábamos era catalán, que éramos catalanes. Se rebelaron, plantaron cara a Don Tomás, manifestaron que esa no era su lengua, que su lengua era el valenciano, que esa no era su bandera y cuando le oyeron decir que, al fin y al cabo, esto era como un brazo del cual la mano era Valencia, le contestaron que se la cortaran. Lo han pasado mal, lo pasaron mal en la escuela y lo pasaron mal en la universidad por defender estos criterios, pero, cuando sus sufrimientos se han hecho ahora públicos, han recibido un montón de parabienes, de felicitaciones y de apoyos.

Es un hecho insólito que en la primera mitad del siglo XIII, un reino concediera derechos a sus súbditos, y que los reyes estuvieran obligados, no a respetar derechos feudales, sino respetar las leyes de un reino, igual que también debían respetarlas todos sus súbditos. Esto fue posible porque Don Jaime desde pequeño se vio oprimido, maniatado, prisionero, secuestrado; y poco a poco conquistó su libertad, que se hizo plena tras la conquista de Valencia. Lo que nosotros recibimos de Don Jaime y lo que aún tenemos hoy, nuestra lengua, nuestro sentido de la libertad, se lo debemos a que él luchó toda su vida por ser libre, y para serlo inventó un nuevo Reino, distinto de los demás, un reino, como dijo a su mujer Alfonso II, a la presencia de Guillem de Vinatea, donde "nuestro pueblo es libre".

Ocurrió así: Francesc De Vinatea, nació en Morella en 1.273. Su padre, Pedro, forma parte, siendo muy joven, del ejército de Don Jaime en la conquista de tierras valencianas. Estaba casado con Na Carbona, hija del señor de la Todolella y a quien pilló con su escudero de confianza en la cama. Francesc, hombre de honor, los mató a los dos y marchó a Valencia, donde se entregó a la justicia. Él había estudiado en dicha ciudad leyes y luego se había establecido en Morella como comerciante. En Valencia, el Rey Jaime II, le perdonó cualquier pena, pues matar a la esposa infiel y al amante, hasta hace muy pocos años, no estaba penado tampoco por el Código Español. Durante muchos años se entendía que el honor de una familia estaba en la entrepierna de las mujeres, como todavía lo creen los musulmanes.

Retornó a Morella, arregló sus cosas, transfirió el señorio de Todolella a su hija Francisqueta, y volvió a Valencia donde se casó de nuevo con Doña Jaumeta Castella, siendo elegido, en mayo de 1.333, jurado de la ciudad. Fue entonces cuando ocurrieron los hechos que hicieron famoso para siempre a Frances de Vinatea. Alfonso II de Valencia, estaba casado en segundas nupcias con Leonor de Castilla que pide para sus hijos una serie de donaciones, pues el hijo del primer matrimonio, Pedro, iba a ser el heredero de los reinos de Don Alfonso. El Rey dona las villas de Alicante, Elche, los Valles de Elda, Nobelda, Orihuela, Guardamar, Játiva, Alzira, Morbedre, Morella, Burriana y Castellón y los representantes de estas villas acuden a Valencia para pedir justicia. Los jurados de la ciudad, entre los que, por la demarcación de Morella, estaba Frances de Vinatea, se reúnen y piden una audiencia al Rey. Aunque el Jurat en Cap era Giner de Rabasa, se elige a Vinatea como portavoz ante el Monarca, éste consciente de la gravedad de lo que estaba ocurriendo, de la posible sublevación que podía tener lugar y de que, tras su demanda ante el Rey, éste podía ordenar su muerte, hizo testamento, confesó y comulgó. Vinatea era un hombre íntegro y valiente, conocedor de la Ley y tenía la confianza del pueblo, de las villas que habían sido donadas y de los demás jurados que habían delegado en él.

Así lo cuenta en su Crónica, Pedro II el Ceremonioso, aunque le llama Guillem de Vinatea, sin embargo, por los hechos, se refieren a la misma persona. He sido un admirador, desde siempre, de la figura de Vinatea, tanto es así que en muchas ocasiones he firmado artículos y presentaciones de pintores con el seudónimo de Guillem de Vinatea.

Nos narra la Crónica de Pedro el Ceremonioso, que Vinatea dice a los demás jurados: "yo me aventuraré a plantear la cuestión ante el Rey y no rogaré por mi vida y si me mata el Rey, moriré por lealtad, por lo que si yo me aventuro, vosotros, los demás jurados, bien podéis acompañarme".

Imaginaos ante el Rey, en 1.333, a su lado la Reina Leonor, que le había arrancado las donaciones a favor de su hijo, a los demás jurados, a los consejeros del Rey y a Vinatea que le dice: "me maravillo del señor Rey y de todo su Consejo, de las donaciones que ha consentido, cuando no podía separar dichas villas del Reino de Valencia, si lo hacía Valencia no sería nada; pero ellos no consentirían dichas donaciones, las contradirían y que se maravillaba de él y de su Consejo y los llamaba traidores". Hay que tener en cuenta que los fueros tenían establecido que no se podía desmembrar el Reino de Valencia, la idea central de Don Jaime. Continua Vinatea: "no cambiaremos de opinión, aunque me separe la cabeza del cuello, o nos mate a todos, y os prometo señor que si nos morimos no escapará alguno de estos que son aquí, todos morirán a espada y vos señor y la reina y el Infante Don Fernando".

El Rey miró a la Reina y le dijo: "esto queríais oír". Ella airada, llorando, le dijo: "señor, esto no consentiría el Rey Alfonso de Castilla, nuestro hermano, porque él los degollaría a todos". Alfonso II le contestó: "reina, reina, nuestro pueblo es libre, y no está sojuzgado como el pueblo de Castilla, porque ellos me tienen a mí como a Señor y nosotros a ellos como buenos vasallos y compañeros".

El Rey revocó las donaciones, fue fiel als Furs y a la idea de Don Jaime de conservar íntegro el Reino de Valencia, ese Reino distinto de los demás, donde, porque lo quiso Don Jaime, no se habla ni como en Aragón, ni como en Cataluña, se habla valenciano.

Un hecho de gravísima trascendencia ha tenido lugar en las últimas horas, el Presidente del Consejo de Estado, el socialista, Francisco Rubio Llorente, cree que debe incluirse en el artículo 2º de la Constitución, el término Comunidad Nacional, dice que la Comunidad Nacional Vasca, como dice el Plan Ibarretxe, abarca territorios de dos Estados, y que la Comunidad Catalana, al menos alcanza tres autonomías.

El actual problema del valenciano, de si es o no catalán, de si es un dialecto del catalán o de si un idioma distinto, como yo creo, no tiene nada que ver con la filología. La filología es la argumentación, que se ha sacado falsamente, para tapar otros intereses. Es la misma actitud que durante años hemos visto al Sr. Arzalluz, aparentando ser un corderito que quería muchas transferencias, en realidad solamente quería la independencia total de España.

Aquí ocurre lo mismo, al tiempo que se crea el Instituto de Estudios Catalanes y al poco se establecen las Normas de Pompeu, aparece con el nacionalismo la idea de los Países Catalanes, que significa unir Mallorca, Valencia y Cataluña e incluso soñar con los dos territorios franceses de habla occitana. La idea es muy oportuna en la época franquista, porque es oponerse a Franco. El General era centralista y esto significaba romper con el centralismo. Hablaba de la Unidad Española, "España Una, Grande y Libre", y esto significaba desmembrarla, crear unos nuevos países, con suficiente población y territorio para presentarse ante el Estado Español y la Comunidad Internacional.

Recuerdo cuando el Sr. Zaplana fue nombrado por primera vez Presidente de la Comunidad Valenciana, en la Televisión Catalana, en TV3, un profesor decía, temeroso de que se determinase al valenciano como completamente distinto del catalán: "es que si el valenciano no es catalán, nunca haremos els Paisos Catalans". A ellos no les importa lo que digan los filólogos, ellos lo que quieren es que, como sea, se hable de una sola lengua, aunque luego en su casa cada uno hable como quiera, porque lo que han de mostrar ante el mundo, ante el Gobierno español, es poder decir somos tantos millones de catalanes, aunque no todos hablan catalán, como hemos visto en el Carmelo, y podemos formar una importante nación con amplio territorio. Para eso necesitan un solo idioma, porque creen que con eso coexionarán.

Es lo mismo que hacen los vascos, yo estudié la carrera en Bilbao, en Deusto, y allí, excepto los niños que bajaban de los Caserios a servir, a cambio de que les educasen, les llamaban pildus no se por qué, los demás nadie sabía vascuence, la gente de Bilbao sabía tres ó cuatro palabras o dos versos de una canción, decir "Maitechu mia" y cosas así. En un momento determinado se unieron el centenar de dialectos que se hablaba en cada parte del país vasco y crearon el vasconce, como hicieron con el barceloní, a principio del siglo pasado. Luego viene la inmersión, el que no sabe catalán no puede medrar y el que no sabe vasconce tampoco en aquellos territorios, donde en la actualidad hay profesores en huelga, por decir que no saben suficiente vasco, cuando lo que ellos enseñan no tiene nada que ver con los idiomas, enseñan matemáticas o geografía. Es lo mismo que ocurre en Barcelona, en la Univerdad Pompeu Fabra, un catedrático invitado hablaba en español y fue duramente abucheado hasta el punto de que no le dejaron continuar. ¡No pasó nada!

Cuando dicen que el valenciano es catalán, olvidándose de lo que hablan nuestros padres, olvidándose de lo que habla el pastor de la sierra, olvidándose de lo que habla el labrador, olvidándose de lo que hablan en los pueblos, no de lo que hablan aquí en ciertos profesores de escuelas catalanizados, nos encontramos que lo que se está haciendo es un inmenso esfuerzo para que todos dejemos de hablar valenciano y hablemos catalán, y luego poder presentar, bajo la denominación de Comunidad Nacional, compuesta por tres autonomías, una unidad superior a las autonomías y, en definitiva, aspirar a separarnos de España bajo la bandera catalana.

Está en manos de cada uno de nosotros, tomar la libre determinación de decirles a la cara: "antes muerto que catalán" y luchar por eso.

cites

Las cualidades de la lengua valenciana son: su brevedad, la abundancia de monosílabos, la suavidad y la cantidad de palabras de origen árabe, griego y latino
Carlos Ros Hebrera

diccionari

corrector

LINKS

Per un domini punt val
Salvem la Magdalena
junts front a la AVL
Valencia universitaria
El teu nom en valencia
Associacio d´Escritors en Llengua Valenciana (AELLVA)
GAV
Mosseguello

NAVEGA EN
VALENCIA

 

Entrar com
a usuari

Nom d'usuari:
Contrasenya: