It´s not catalonia, it´s charneguia

Per Obdulio Jovaní Puig

Volvió Pujol, ¿lo recuerdan? Menudo, retaco, pelón, las orejas largas, los párpados humildes, los ojos clandestinos, huidiza la mirada, opaca la voz, el verbo enrevesado... com volía ser el primer sempre anava davant del dolçainer. Arengó a las Juventudes Nacionalistas de Cataluña, que «en términos de nación» han aprobado su ponencia «Cataluña no es España», y lo han hecho lamentando que «quince años de normalización del independentismo han culminado en un proceso haciendo presidente a José Montilla». Qué éxito, al fin consiguieron que Cataluña sea Charneguia. Y para colmo, ese abderramán que la preside, ese aceitunero altivo que habla un catalán de Despeñaperros para abajo, ese inmigrante de ceceo y palmas ha obligado a un Puigcercós amotinado, de ideas cortas y patillas largas, a izar el «seny» y reponer la bandera del país vecino en los balcones de la conselleria, donde los geranios, los cuelgues de la colada, la bombona del gas y el periquito. ¡Ay!, Joan Fuster les tenía dicho y redicho que había que hacer una política «sense himnes, sense vixques i sense senyeres, es a dir, sense ingredients irracionals», Y ellos, ronsos, cabòtes.

Lo de los jóvenes se explica. Es el neofilismo fisiológico que describe el Nobel Konrad Lorenz, esa «obsesión del adolescente por incorporarse a algún grupo étnico con intención de participar en su agresión colectiva y cuya presunta protesta selectiva está íntimamente relacionada con el odio nacionalista, cuyo ciclo fenomenológico va asociado a una perturbación funcional del proceso evolutivo que se manifiesta en el hombre durante la pubertad como deseo instintivo de luchar por una causa justa». Lo de los mayores lo explicó Jordi Pujol en «La inmigración, problema y esperanza de Cataluña», Barcelona, Nova Terra, 1976, pág. 285/286: «Ese hombre anárquico y humilde que hace centenares de años que pasa hambre y privaciones de todo tipo y cuya ignorancia natural le lleva a la miseria mental y espiritual y cuyo desarraigo de una comunidad segura de sí misma hace de él un ser insignificante, incapaz de dominio, de creación... este tipo de hombre... si por la fuerza numérica pudiera llegar a dominar alguna vez en la demografía catalana, sin antes haber superado su propia perplejidad, destruiría Cataluña». En eso están. Pobre don Pepito, pobre José metido en las fauces selectivas de La Patum de Berga. A on hi ha gat, no fa niu la rata.....

Aquí tuvimos un presidente cartagenero moreno y no pasó mas que pusimos mucho caldo para tan poca chicha. Y podemos tener un presidente catalán con Joan Ribó, ese manresano pelopincho y desgolletado, si llega el tripartito al contubernio. Y está Enric Morera, del BLOC. «Com el Nostre Senyor fa lo que Deu vol», si «vol» que Morera sea conseller -«gauleiter»- así como un indio americano le dijo a otro viendo llegar las carabelas de Colón ¡estamos perdidos, traerán un Parlamento!, con este podríamos decir ¡estamos perdidos, traerá la unidad y el requisito lingüístico! Y así no se excluye que a los irredentos se nos cuelgue en la solapa, al modo de la infamante estrella de David delatora de los judíos, un pin del «penó de la conquesta», mientras puño en alto entonamos La Moixeranga en los días de cutio, y Els Segadors en los de guardar. Como el Gulag ya lo sufrimos, sólo cabe una duda: ¿dónde pondrán Auschwitz, dónde Mauthausen?

¡Qué farem, anem allá que ací ya estem...!

cites

Los mallorquines hablan una lengua que es tan antigua como el inglés y más pura que el catalán o el provenzal, sus parientes más cercanos.
Robert Graves

diccionari

corrector

LINKS

Per un domini punt val
junts front a la AVL
El teu nom en valencia
Associacio d´Escritors en Llengua Valenciana (AELLVA)
Mosseguello

NAVEGA EN
VALENCIA

 

Entrar com
a usuari

Nom d'usuari:
Contrasenya: