´Verdad´, palabra subvertida

Per Juan Vanrell Nadal

Jamás, como ahora, habíamos oído tantas veces las palabras mágicas de democracia, talante, libertad, tolerancia, VERDAD. Lo lamentable y preocupante es que nuestros políticos son maestros consumados en la prostitución y subversión de tan bellas palabras.

Es cierto que hay una prensa seria que antepone LA VERDAD a los intereses mercantiles y que tiene la dignidad periodística de criticar a los políticos que hacen de la demagogia, el soborno y el engaño su “ars progresandi et triunfandi”. Otra prensa, en cambio, básicamente la de ideología izquierdista rendida totalmente a sus amos políticos premiadores, anclados en la mentira interesada servida con dulzura franciscana, subvierte interesadamente la verdad objetiva. Para esta prensa sólo es bueno, correcto y válido lo suyo. Los que no piensan como ellos están equivocados. Son unos pobres falsarios retrógrados y cavernícolas, que sólo merecen el desprecio y la reprobación de todos…

Una vez más incidiré en la prostitución que se hace de la palabra “VERDAD” en el tema del valenciano y del balear, dos lenguas antiquísimas, que son un verdadero tesoro de la lingüística románica. “El valencià” ostenta el distinguido honor y privilegio de ser la primera lengua neolatina con un prodigioso siglo de oro literario… “Es baléà” tiene la honrosa singularidad de ser la única lengua románica destacada que se valió de dos demostrativos latinos para su artículo determinativo. Efectivamente, usa el “ipse,ipsa,ipsum” para lo genérico: ES carré, SA pòrta, ETS àbres, SAS dònas, en SO cap, ETS al.lots y SAS al.lòtas… y usa el “ille,illa,illud” para lo único y específico: EL mon, LA sèu, EL Papa, EL Reyal Mallorca, EL Valènci, LA Mare de Déu, LAS duas y mitja, LO bò… Pues bien, los políticos se empeñan en ignorar y en hacer desaparecer estas dos verdades irrebatibles. Deben complacer el victimismo enfermizo de la Cataluña obsesa con sus quiméricos “Païssos”… Jamás había visto una claudicación tan vergonzosa y cobarde. Es que la consecución del voto se antepone a la ética, a la estética y a la verdad. La prensa publica u oculta los hechos según convenga a sus intereses…

Siguiendo esta línea hacen a Sorolla pintor catalán, cuya presencia destaca en el “Museo Modernista Catalán”, recién inaugurado en Madrid por el empresario catalán Daurella. “Entre las 257 obras que alberga este centro destacó “Desnudo en el diván amarillo” de Sorolla” leemos en La Gaceta del dos de marzo. El pancatalanismo hace figuras suyas a Sorolla, que es valenciano, y a Ramón Llull, que es mallorquín, sin que la prensa española desenmascare tamaña falsedad histórica. Lógico que Artur Mas pida en Bruselas que el catalán tenga plena oficialidad como el español… Nadie protesta. Incluso el PP catalán, según queja de Vidal-Quadras, se pliega a las ensoñaciones de Mas, “…esa entelequia conocida como los Países Catalanes… Hacerse querer por tu enemigo, estrategia absurda y pusilánime que hace que éste te desprecie y los tuyos te abandonen” (La Gaceta. 06-03-11). El PP, con su peculiar ambigüedad calculada, no se mojará para nada. Si alguien, herido en su dignidad patria, se rebela, como Coalición Valenciana, GAV, Nou Valencianisme, la Cardona y Vives, etc., no se enterará… La prensa, por su parte, lo ocultará o tergiversará… Coalición Valenciana hizo el pasado 26 de febrero su Congreso Foral con la idea clara de impedir que “el valencià” fuera nuevamente moneda de cambio del mercadeo político. La prensa valenciana le dedicó escasísimo espacio. De haber sido cualquier memez política partidista hubiera informado a varias columnas. En Baleares la cosa está mucho peor. Allí la prensa calla sistemáticamente cualquier escrito o evento de la Academia de la Lengua Balear por importante que sea, como fue la celebración del primer Homenaje a esta Lengua… Aprovechando el ruido del aniversario del 23-F envié una carta pública a todos los directores de los diarios de Baleares. Denunciaba el olvido de otro número 23. Ha hecho ya 23 años que en Baleares unos incultos políticos hicieron un verdadero “Golpe de Estado Cultural” con su aberrante decisión de hacer estatutariamente catalán lo que siempre, siempre, siempre había sido “BALEARICUM ELOQUIUM”: mallorquín, menorquín, ibicenco o pitiuso. Ningún periódico balear se dignó publicarla o hacerse eco de la misma. Sólo “EL PALLETER.COM” la publicó en su primera página. ¡GRACIAS, buenos valencianos!.

Ante las ocultaciones de lo históricamente valenciano o balear pregunto: ¿Es verdad que el Reino de Valencia puede presumir y enorgullecerse de tener el primer siglo de oro literario de Europa? ¿Es verdad que Baleares puede presumir y enorgullecerse de tener dos demostrativos latinos para su artículo determinativo, cosa que no tienen francés, español ni catalán? ¿Por qué la prensa ignora, oculta o tergiversa estas glorias singulares de ambas lenguas?... A esto llamo yo “PROSTITUCIÓN DE LA VERDAD”.

Lo inquietante es que esta prostitución y subversión de la verdad no tiene solución fácil. Nos gobiernan demasiados ineptos anclados en su idiocia y en la mentira, el gran ardid que triunfa en el mundo. Los mentirosos tienen por padre al diablo, según la controversia de Jesús y los fariseos, que narra magistralmente el evangelista Juan. Como tienen mente diabólica son perversos e inteligentísimos. Pero no debemos amilanarnos. Defendemos y proclamamos LA VERDAD. Nadie ha podido, ni podrá, demostrar que la Cataluña actual en 1229, conquista de Mallorca, y 1238, conquista de Valencia, existiera como gobierno político-social. Entonces sólo “era un concepto geográfico”. Por esto, con educación y sin claudicaciones defenderemos esta verdad y lo que significa…

Podremos encontrarnos con sorpresas. Como la imprevista réplica zapateril a Rajoy: “Hable con Dios a ver qué plan de energía tiene”. Esta malicia me ha recordado la vivencia infantil que tuvo un amigo catalán y que me contó en el verano de 1946: Era en plena época de La República. Un día se presentó en clase un comisario del gobierno. Sacó un crucifijo y propuso que le pidiéramos “el pan nuestro de cada día”. Como no hubo respuesta, propuso entonces que con él gritáramos “¡Sr. Presidente, dadnos pan!”… De inmediato se presentaron dos señoritas con un gran cesto y repartieron pan a todos… ¡Auténtica perversidad!

Lo dicho, nos enfrentamos a mentes diabólicas. Pero nosotros seguiremos leales a LA VERDAD. Jamás la prostituiremos.

Juan Vanrell Nadal. Catedrático de Francés. Pte. de la Acadèmi de sa Llengo Baléà

cites

Cómo no va a ser el valenciano un idioma si fue la lengua de un Reino
Lluis Fullana i Mira

diccionari

corrector

LINKS

Per un domini punt val
Salvem la Magdalena
junts front a la AVL
Valencia universitaria
El teu nom en valencia
Associacio d´Escritors en Llengua Valenciana (AELLVA)
GAV
Mosseguello

NAVEGA EN
VALENCIA

 

Entrar com
a usuari

Nom d'usuari:
Contrasenya: