Los subsidiados y las fuerzas represivas

Per Cesáreo Jarabo

En las últimas fechas, y en Castellón, hemos observado cómo los trabajadores españoles están despertando del letargo.

Desde hace aproximadamente un mes, un grupo de jóvenes trabajadores en paro se vienen manifestando, bajo el menosprecio de los medios de comunicación del sistema y bajo el desprecio de los partidos y de los sindicatos del sistema, que lo más que han hecho ha sido intentar comprar el silencio de los manifestantes con dinero de los contribuyentes.

Los últimos en el intento, SEPC, que recibe miles de euros en subvenciones y que da amparo ideológico a terroristas.

Mientras tanto, y en una semana que ha sido completa en cuanto a reivindicaciones de los oprimidos y absoluta en cuanto al silencio llevado a término por los medios del sistema, se ha dado la circunstancia que ni el miércoles, ni el viernes ni el sábado puede decirse que se haya reunido un número significativo de damnificados por el sistema. Parece que se sientan más a gusto no haciendo nada, esperando el día y la hora de su holocausto con una paciencia letal.

Quienes sí se han movilizado, por el contrario, son los asalariados del sistema, que hicieron acto de presencia el miércoles ofreciendo a los concentrados tomar parte en el permanente banquete que los sindicatos del sistema están llevando a cabo a costa de todos los españoles, si bien la oferta fue debidamente rechazada por los tiranizados.

Pero no contentos, un muy importante número de asalariados del sistema se concentró también el sábado, frente a la delegación del gobierno de Castellón, con la sana intención de agredir a los trabajadores que allí se habían concentrado nuevamente para reivindicar lo que el sistema les ha usurpado: Patria, Justicia, trabajo y libertad.
Cuando estos trabajadores estaban manifestando su disgusto, desde la sede de los sindicatos del sistema, instalada en el edificio usurpado a los trabajadores en la Plaza Maria Agustina, los subvencionados a costa de los trabajadores, han descolgado una pancarta insultante, mientras otros asalariados de los mismos amos insultaban y llevaban a cabo actos obscenos en la vía pública.

Mientras tanto, las fuerzas represivas del sistema, conocedoras de la situación con tiempo sobrado ya que habían sido avisados horas antes, han hecho acto de presencia con una hora de retraso, y como viene siendo normal en el sistema tiránico de los sueldos oficiales, de los enchufes y de la mentira, han acusado de agresores a los agredidos, los trabajadores que reclamaban contra la casta política parasitaria y han apoyado a los subsidiados del sistema, a quienes no han llegado a imitar en sus actos. Se duda si acaso estas fuerzas represivas serán denunciadas por los subsidiados del sistema por el hecho de no haberles imitado cuando éstos se bajaron los pantalones en claros actos obscenos y en clara burla de quienes se manifestaban contra la corrupción de los políticos.

cites

No es el catala una llengua romanica que sempre haja estat entre les llengües en personalitat propia: tot lo contrari, era considerat com una varietat dialectal de la llengua provençal, i nomes des de fa relativament poc, ha mereixcut la categoria de llengua neollatina independent
A. Badia Margarit

diccionari

corrector

LINKS

Per un domini punt val
Salvem la Magdalena
junts front a la AVL
Valencia universitaria
El teu nom en valencia
Associacio d´Escritors en Llengua Valenciana (AELLVA)
GAV
Mosseguello

NAVEGA EN
VALENCIA

 

Entrar com
a usuari

Nom d'usuari:
Contrasenya: