Órdago a la grande

Per Cesáreo Jarabo

El pasado 27 de diciembre, la Abogacía General del Estado, órgano del Ministerio de Justicia que representa legalmente al gobierno, presentó un recurso ante el Tribunal Constitucional por el caso de una menor cuyos padres se opusieron a que reciba la asignatura de EpC en el curso 2008/2009 por ir contra sus convicciones y principios morales, y asevera que “La libertad ideológica del menor no puede quedar abandonada a lo que puedan decidir quienes tienen atribuida su guarda y custodia o su patria potestad”.

También admite que "la concepción filosófica que presupone la democracia es el relativismo"

Empezando por el último aserto, tengo que decir que, contra toda norma, estoy de acuerdo con la Abogacía General del Estado, con el Ministerio de Justicia y con todo el sistema tiránico. Tienen toda la razón; es un extremo que, personalmente, vengo denunciando desde que tengo uso de razón; el mismo tiempo que vengo manifestándome abiertamente enemigo del relativismo.

Soy abiertamente católico, por mis circunstancias biológicas, miembro de la Iglesia militante (véase el catecismo), y por lo mismo, estoy radicalmente cabreado con la Jerarquía eclesiástica, que salvo honrosas excepciones se muestra sometida al imperio del tirano, haciendo oídos sordos al mandato superior, con cuya actuación posibilita que la sociedad entera se encuentre literalmente esclavizada.

La Jerarquía eclesiástica se ha convertido, así, salvo honrosas excepciones, repito, en el cuerpo de mamporreros sin el que el sistema tiránico tendría más difícil su actuación.

El tirano, así, actúa a placer, se permite el lujo de hacer y deshacer con la tranquilidad de saber que quién tiene obligación de denunciar la injusticia y organizar las huestes en orden de batalla cumple justamente con la función contraria, amansando los ánimos mientras el legislador antihumano atornilla de manera progresiva a los súbditos y los convierte en semovientes castrados.

La relación de actuaciones en ese sentido en punto menos que infinita, por lo que quienes por nuestra cuenta nos dedicamos a denunciar los abusos nos vemos obligados a limitar nuestra actuación a la última aberración.

Tal es, hoy, la afirmación que encabeza esta meditación, y que, sin ser asunto nuevo, no deja de ser destacable que sea el tirano mismo quién reconoce el hecho…. “La libertad ideológica del menor no puede quedar abandonada a lo que puedan decidir quienes tienen atribuida su guarda y custodia o su patria potestad”… ¡Casi na!

¿Y a quién debe ser abandonada?, ¿a quién es titular de todas las desfachateces imaginables?... ¿A quién legisla en su exclusivo beneficio?... ¿A quién ha demostrado ser un eficiente glotón con el patrimonio colectivo?... ¿A quién demuestra permanentemente su cualidad como parásito social? Pues sí, parece que esa es la idea.

Y yo insisto… ¿Qué hace la Jerarquía eclesiástica?, ¿engordar con el beneplácito del tirano?, y ¿qué hacemos nosotros, los tiranizados?

Sólo nos queda echar un órdago a la grande, sin miedo, que los parásitos sólo tienen poder económico, y con la tranquilidad que, a la hora de la verdad, un puñado de decididos… decide.

cites

La lengua valenciana difiere bastante de la catalana para poder permitirse gramática y vocabulario propio si sus literatos quisieran construirselos, como lo han hecho los catalanes a la suya (...) En el caso Valencia-Cataluña, lo importante sería no la similitud, sino la diferencia de las lenguas y la conclusión sería, no la similitud sino la diferencia de los pueblos
Salvador de Madariaga

diccionari

corrector

LINKS

Per un domini punt val
Salvem la Magdalena
junts front a la AVL
Valencia universitaria
El teu nom en valencia
Associacio d´Escritors en Llengua Valenciana (AELLVA)
GAV
Mosseguello

NAVEGA EN
VALENCIA

 

Entrar com
a usuari

Nom d'usuari:
Contrasenya: