Apoteosis de la mentira y del soborno

Per Juan Vanrell Nadal

Jamás hubiera imaginado la monstruosa capacidad de mentira que puedan albergar algunos gobernantes. Mienten con la misma naturalidad con que respiran. Lo preocupante es que su “arts mentiendi” es la base de su “ars triunfandi”, vendiendo su mentira como la verdad absoluta, el bien único. Jamás el cinismo había alcanzado cimas de tal altura ni simas de tamaña bajeza. Ellos, los responsables de la tremenda crisis -económica y MORAL- dicen que sólo ellos pueden salvarnos. ¡Alucinante!

Realmente estoy aturdido. “Es fràres francesos” (los frailes franceses) que me educaron en el estudiantado lasaliano de Pont d’Inca , 1937-1943, me inculcaron que la primera y principal cualidad de un maestro y de cualquier persona instituída en autoridad es la del ejemplo, EL BUEN EJEMPLO. Hoy, éste, demasiadas veces, brilla por su ausencia. ¿Es buen ejemplo engañar al pueblo español por conveniencias electorales, negando la crisis galopante que se nos venía encima?. ¿Es buen ejemplo decir a una muchacha que TIENE EL DERECHO DE MATAR al ser vivo que lleva en sus entrañas, si no la apetece ser madre?. ¿Es buen ejemplo desenterrar odios y matanzas de hace más de 70 años para volver al “Españolito, una de las dos Españas te helará el corazón”?. En mi familia no tenemos un beato como los más del centenar de mártires lasalianos beatificados, porque cuando los milicianos fueron al Colegio La Salle de Mahón para apresar y fusilar a los Hermanos, éstos se habían ido pocos días a Pont d’Inca para el retiro anual post-clases. Uno de ellos era mi hermano mayor… Se nos vende la mentira mansamente, envuelta en dulzura franciscana. ¿Han captado el ceremonial de los gestos y la modosidad de estos embaucadores?...

Hay otro comportamiento político que me preocupa y me tiene desorientado: Si un empresario cualquiera -con su propio dinero- paga favores a políticos por recalificaciones o contratas, si se descubre, es enjuiciado y el político, encausado, con gran estruendo mediático si es del PP… Según el diccionario de la RAE esta acción se llama “sobornar”: “Del lat. Subornare. Corromper a uno con dádivas para conseguir de él una cosa”. Correcto, por tanto, que se persigan estas prácticas. Sin embargo, de vez en cuando, leemos en la prensa que el Gobierno ofrece ventajas y subvenciones -dinero que no es suyo, sólo es su administrador- a catalanes, vascos, canarios y demás a cambio de su voto en el Congreso a propuestas básicamente partidistas… Estos días los medios de comunicación hablan de las dádivas del Gobierno al PNV -“El peaje de Zapatero al PNV nos cuesta más de mil millones de euros” nos dice La Gaceta en su edición del 17.10.10- para que con sus SEIS VOTOS apoye los Presupuestos Generales. ¿No es esto soborno descarado desde la cúpula máxima del poder? ¿Éste y parecidos comportamientos no son la expresión clara del significado de sobornar, chantajear, corromper?... Realmente la apoteosis de la mentira y del soborno es aterradora…

Dejo este lamentable tema para centrarme, una vez más, en los problemas de nuestras lenguas balear y valenciana, ya que ambas sufren también el acoso feroz de la mentira y del soborno. Afortunadamente el pueblo valenciano ha tenido prohombres brillantes que no sólo no han claudicado, sino que han defendido con ejemplar valentía y noble hidalguía la irrenunciable lengua valenciana. Recuerdo entre los ya fallecidos a Giner Boira, Broseta y Paco Domingo. En la actualidad también tenemos entre muchos el ejemplo irreductible de García Sentandreu, de los miembros del GAV y de Teresa Puerto. Ésta en el XXVI Congreso de Lenguas Románicas, celebrado recientemente en Valencia, apoyada por un grupo intrépido de jóvenes universitarios, a base de puntualizaciones técnicas refutó todas las posibles falacias que hubiera podido introducir el pancatalanismo. Gracias a esta actuación la perenne labor de zapa pancatalanista brilló por su ausencia. ¡Qué suerte tiene Valencia!.

Baleares no es tan afortunada. Allí nadie, como aquí hicieron Broseta y Martorell, se opuso a la aberración filológica, e histórica, de llamar “català” lo que siempre, siempre, siempre se ha llamado “baléà”: mallorquín, menorquín, ibicenco. Lo increíble es que fue la derecha la que ofició tamaña barbaridad, esto sí, adulada, y de qué manera, por la izquierda. Para mí es un misterio la adoración rendida que la izquierda valenciana y balear profesan al pancatalanismo. Son más catalanistas que los mismos catalanes. El pasado 9 de octubre la izquierda valenciana quiso celebrar también el “Día de la Patria Valenciana”. Lo celebró -¡oh contrasentido!- exaltando la lengua catalana. Allí estaban presidiendo el Delegado de Gobierno, Sr. Peralta, y el Presidente del Parlamento Catalán, Sr. Benach. Éste alardeó de “Països Catalans”, los muchos territorios que hablan catalán.

En Valencia tampoco es de fiar cierta derecha, ya que fue el PP, mediante el embaucador Zaplana, el que creó la nefasta AVL, que ha hecho catalana la lengua valenciana. Es cierto -¡oh engaño!- que en Valencia el catalán puede denominarse “valenciá”. Pero en centros docentes y medios de comunicación impera exclusivamente el “català normalitzat”. Dulcifican la mentira con el vil mercadeo entre IEC y AVL: “Tú cedes en esto, yo cedo en lo otro”. Así los valencianos pueden usar chiquet, servici y eixir… ¡Farsa total!

En Baleares ni esto tenemos. Acudí a un abogado para que recurriera nuestro atropello lingüístico: “Es caso perdido. Pretende pleitear contra una Ley aprobada por unanimidad”…

Es absurdo, en mi tierra es ilegal defender la lengua autóctona, porque en Baleares TODOS los políticos -ignorantes unos, traidores los otros- defienden la aberración filológica de que el balear es catalán. Parece que ahora el Sr. Bauzá, apoyado por Carlos Delgado, impondrá la docencia de las modalidades lingüísticas de las islas, si gana las elecciones. La cúpula pepera de la era Matas ha puesto el grito al cielo. ¡Peligra su poltrona política! Además, para ellos, el catalán es sagrado. Pere Rotger, ex-secretario e impulsor del .cat en Baleares proclama ufano “la unidad de la lengua catalana, porque el mallorquín es el catalán de Mallorca”… No le anda a la zaga Jaume Font que prefiere que le pase por encima un tractor de Sa Pobla antes que renunciar al catalán… Menos mal que Bauzá ha decidido prescindir de tales elementos. Es el camino adecuado para no volver a perder la mayoría absoluta, como se perdió por incluir a la catalanista Mª de la Pau Janer en las pasadas listas electorales.

Ante todos estos hechos reales, muchos nos preguntamos cómo es posible tamaña claudicación, tamaña idolatría, al catalán por políticos baleáricos y valencianos. ¿En qué cabeza cabe que se prefiera una lengua foránea a la propia, gloriosa y milenaria? Para mí la respuesta está en los millones de euros que Cataluña da espléndidamente a la Obra Cultural Valenciana y a su homónima Balear, para la expansión de la lengua catalana. ¡Una obra cultural valenciana y otra balear entregadas cuerpo y alma a potenciar el catalán en vez de la cultura -excelsa- de su tierra propia! ¡¡¡Inaudito!!!

Todo se explica al leer los datos aparecidos en la prensa (Provincias y El Mundo) que fijan las subvenciones dadas a cada “OBRA”, desde el año 2002 al 2009, superiores al montante de 19 millones de euros. ¡¡¡MÁS DE TRES MIL DOSCIENTOS MILLONES DE LAS ANTIGUAS PESETAS para que políticos valencianos y baleáricos adoren el ídolo catalán!!!. ¿No es otra forma infame de sobornar? ¡¡¡Una auditoría, por favor!!!

Juan Vanrell Nadal. Catedrático de Francés. Pte. de la Acadèmi de sa Llengo Baléà

cites

L´individualitat de la llengua valenciana dins de la familia de les llengües occitanes, cap que tinga una mija cultura, la pot posar en dupte.
Manuel de Montoliu

diccionari

corrector

LINKS

Per un domini punt val
Salvem la Magdalena
junts front a la AVL
Valencia universitaria
El teu nom en valencia
Associacio d´Escritors en Llengua Valenciana (AELLVA)
GAV
Mosseguello

NAVEGA EN
VALENCIA

 

Entrar com
a usuari

Nom d'usuari:
Contrasenya: