El mozárabe de cada día

Per Ricardo García Moya

El catalanismo propaga que la carencia de textos en romance valenciano de los siglos XI o XII es algo que demuestra la inexistencia del mismo. ¡Qué graciosos son! Olvidan que el Reino estaba ocupado militar y culturalmente por islámicos, siendo el árabe la lengua que ahora llamaríamos oficial; sólo las tímidas jarchas y algún documento diplomático transgredían la regla. Tiempos de hambre y espada, el papel era rareza oriental y los mozárabes bastante hacían con subsistir. Incluso en la zona cristiana, donde el castellano era la lengua vehicular y el latín la diplomática, científica y eclesiástica, un idioma vivo como el vasco apenas dejó testimonio escrito antes del año 1517.

Del mozárabe anterior al 1238 quedan huellas que la inmersión trata de camuflar o sustituir. En la academia catalana Canal 9, fingiendo naturalidad, repiten machaconamente los castellanismos catalaneros robatori, robar; despreciando furt, furtar. No es casual, todo está programado. Según Corominas: “furt es antiguo, genuino y, sin ninguna duda, heredado del mozárabe del Reino de Valencia; del latín furtum, robo, derivado de fur, ladrón” (DELLC); y añade esta puntualización: “en el Reino de Valencia, ya al fin del siglo XIV el viejo moza rabismo se abría paso en el uso común” (ibid.).

El etimólogo sitúa entre 1380 y 1400 el triunfo del viejo mozarabismo valenciano factor que explica la derrota de formas provenzales que perdurarían en el romance catalán hasta la influencia de los clásicos valencianos. También surgieron pequeñas diferencias sintácticas entre las neolatinas hispánicas; p.e. en el uso de pronombres átonos, a la construcción valenciana «li la dona” se opondría la castellana “se la dona” (arcaísmo verbal), y la catalana “la hi dona” (Lleal,C..La formación de las lenguas, Barcelona 1990). De igual modo, las traducciones ponían veto a vocablos considerados bárbaros. Fray Antoni Canals, consciente de la diferenciación lingüística tras vivir y estudiar en Lérida y Barcelona, prescinde de la voz gayre (con y en el siglo XIV) como valenciana, usando en su lugar molt y prou. Un siglo después, en el primer diccionario impreso en España, ya no se la considera ni arcaísmo adjetival o adverbial valenciano adoptando en su lugar molt y prou (Libera. 1489).

Hacia el 1390, con la fusión del antiguo mozárabe (Corominas dixit) y la creación de léxico y morfosintaxis valencianos, nuestros antepasados construían su propio idioma. El citado Antoni Canals ya cincelaba sustantivos abstractos con la terminación actual: “a vostra altea» (Trad. Valeri Máxim, a. 1393), oponiendo a los castellanos altesa i bellesa los valencianos altea y bellea. También utilizaba el clásico pronombre “yo” (no el catalán jo, que tan to gusta al DV en el Parle Vosté), y mantiene el culto adverbio “hui”, no el avui catalán. Esta “secesión” idiomática no acaecía el 2001 promovida por una columna de tías marías, el GAV o UV; sino en el 1390, auspiciada por latinistas valencianos que no vivían del parasitismo institucional.

Nuestro idioma ha seguido creando léxico y acepciones singulares que, en algún caso, enlazaban con el viejo mozárabe. En el vituperado siglo XIX hallamos neologismos distanciados semántica y morfológicamente del étimo medieval: furgadents, furgaestores, furgastillo, furgadura, furgaorelles, etc. Algunos los recogió Escrig (1851), y Corominas los analizó; p.e.,de furgamander destaca que es “derivat de l‘equivalència mossárab de furgament» (DELLC). Lamentablemente, desde la ocupación catalanera del Reino, está prohibida crear léxico sin permiso de nuestros amos del Institut d´Estudis Catalans.

La Generalidad está espongiforme por priones culturales que mutan lo valenciano en catalán. En la Universidad engordan los más activos: p.e., el mallorquín Roselló, experto en apóstrofos y colaborador de la Historia de la Marina Catalana (Ed. Eliseu Climent), donde las galeras y atarazanas del Reino figuran como catalanas. Otro es el prodigioso Herr G. Hauf, que hizo hablar en castellano a los malos y en catalán a los buenos; su última hazaña ha sido catalanizar el manuscrito Speculum Animae de Isabel de Villena. Entre la peonada indigena destaca Martí Mestre, doctor Caníbal que devora ches y normalitza hasta el nombre de escritores como Melchor Fuster en politizados ensayos donde repite una y otra vez que “Melcior Fuster usàs el catalá” (A sol pots, 1995). También culebrea el gudari Mikel de Epalza, con su traducción del Corán al catalán, rememorando que en el siglo XIV el rey Pedro IV encargó otra “traducció catalana”(?) del Corán (Epalza; Avui,13-II-01). Por favor, señor Micalet d´Epalsa, no cuente chistes malos. Jamás pidió este rey una traducción al “catalá” del Corán o del Zen davesta. De todas formas, ¿Podría decir en qué archivo está depositado el documento? No le pedimos un texto mozárabe, sino de la época en que los valencianos ya habían introducido el papel en el condado de Cataluña. Eskerrik asko, señor Micalet.

A mayor altura está Juan y Medio. Entre risas enlatadas, los niños se aplastan el cráneo contra el suelo (risas), magrea a la negrita (risas), y le dice: “No tienes paquete» (risas), “no eres negra, eres un lunar” (risas). Historiador y medio, explica que en tiempo de los Reyes Católicos no existía España, “sólo se sentían catalanes, gallegos...”, aunque no cita a los valencianos. En el 1500, por lo visto, no existía ni el Reino de Valencia ni España ¡pero sí Cataluña.! (Canal 9, 14-2-2001) El doctor y medio explica que “sólo en el siglo XVIII aparece lo de llamarse españoles”.¡Qué raro! El catalán Carbonell escribió “Croniques de Espanya” en tiempos de los citados reyes; y los valencianos, gallegos, vascos y catalanes que conquistan Italia son llamados y se llaman a sí mismos españoles. Quienes reinaban en 1500 no eran arzallus o pujoles, sino Isabel y Fernando.

Volviendo a los mozárabes. Hay una arriesgada teoría de Tovar por la que boniato y moniato vendrían de un mozarabismo de origen griego. Hay dudas, pero lo cierto es que en idioma valenciano tenemos una expresión apropiada para quien dice disparates: “Eixe chicot es un moniato”. Y si los dice con malasombra, Moniato y Mig.

cites

Subsistix a Espanya no sols la diversitat de lleis sino tambe d’ idiomes. Es parla encara en gallec, en bable, en vasc, en catala, en mallorqui i en Valencià
Pi i Margall

diccionari

corrector

LINKS

Per un domini punt val
junts front a la AVL
El teu nom en valencia
Associacio d´Escritors en Llengua Valenciana (AELLVA)
Mosseguello

NAVEGA EN
VALENCIA

 

Entrar com
a usuari

Nom d'usuari:
Contrasenya: