Chorizos en la caverna

Per Cesáreo Jarabo

Desconozco lo que hoy nos diría Sócrates si tuviésemos la suerte de contarlo entre nosotros. Con toda seguridad seguiría afirmando lo que le llevó a beber la cicuta, y con toda seguridad volvería a tomarla, porque es preferible morir con dignidad que vivir en un mundo como el que nos hemos dado a nosotros mismos.

Lamentablemente, no es ese el sentir de los hombres de bien de hoy día; lamentablemente, y al contrario de lo que acontecía en tiempos donde primaba el honor y la verdad, tampoco es el sentir de las mujeres, de las madres, de las esposas, de las hermanas... que prefieren hoy contar con un deudo inútil que con el recuerdo de un hombre que fue capaz de perder la vida por defender lo justo y lo bueno.

Esa realidad de sentimientos (de falta de sentimientos), es la que configura nuestra pobre y decrépita sociedad donde la verdad compite en inferioridad de condiciones con la mentira; donde la habilidad para oprimir prima sobre toda inteligencia y sobre toda generosidad.

Así, la única habilidad consagrada es la que permite el triunfo social, siendo menospreciados los principios que debían ser la base sólida del mismo triunfo: la honestidad, la justicia, la equidad... Es el triunfo de quienes aplicando la cicuta o la cruz a los justos gozan de relumbrón social.

Sólo tienen dos habilidades éstos seres: el triunfo propio a costa de lo que sea... y el descubrimiento público de las mismas habilidades en sus adversarios que usan los mismos métodos.

Así, en su momento fue Filesa, como en este momento es el caso Gúrtel. Dos casos, sí... Dos casos que han salido jaleados... porque a ellos mismos interesa tapar con el ruido tantos otros chanchullos que apuntan y que son miserablemente silenciados hasta que el interés del sistema considere oportuno destaparlos para que todo siga igual. Pero seguimos en la caverna, donde las sombras nos hacen imaginar una realidad que sólo la luz puede confirmar. Pero la luz, en democracia, está bajo el severo control de un interruptor firmemente custodiado por quienes siguen maquinando en las sombras.

¿Y quién es mejor?... En democracia, no quién no tiene chanchullos, sino quién mejor sabe ocultarlos.

cites

Es la lengua valenciana la primera lengua romance literaria de Europa, de cuyos clásicos no sólo aprendieron catalanes sino incluso castellanos
Menéndez Pidal

diccionari

corrector

LINKS

Per un domini punt val
Salvem la Magdalena
junts front a la AVL
Valencia universitaria
El teu nom en valencia
Associacio d´Escritors en Llengua Valenciana (AELLVA)
GAV
Mosseguello

NAVEGA EN
VALENCIA

 

Entrar com
a usuari

Nom d'usuari:
Contrasenya: