Once millones de qué

Per Mikèl Garàu Rosselló

Me resuena aún en los oídos, una frase muy repetida por la práctica totalidad de políticos catalanes cada vez que éstos tocan el tema de la lengua. Unas veces la dicen en clave academicista, otras en clave amenazante; unas veces con vehemencia (las más), otras con moderación, pero siempre la misma frase: ¡somos once millones! Naturalmente, se refieren a que son once millones de catalanoparlantes, y que por consiguiente usan esa lengua como lengua de relación.

Así lo hacen saber a todo el mundo por Internet, en donde bajo el título de "El catalá llengua d´Europa", suscrito conjuntamente por el "Departament de Cultura" de la Generalidad de Cataluña, y la "Conselleria d´Educació i Cultura" del Gobierno de las Islas Baleares, presentan un documento de 30 páginas firmadas por los hoy ex-consejeros de Cultura respectivos, D. Jordi Vilajoana y D. Damià Pons, en las que exponen los avales que sustentan su teoría de que son once millones de usuarios del catalán.

Pero como suele suceder con todos los fanatismos, a poco que se fije uno en los argumentos que exponen se encuentran "irregularidades", ¡involuntarias, claro! Uno de esos avales que presentan como obra insigne del "siglo de oro" (¿?) de las letras catalanas es la novela "Tirant lo Blanch" (s. XV). Pero sin embargo, se callan que en el prólogo de la misma, su autor, Johanot Martorell, nacido en Gandía, dice textualmente: (sic) "...xia me atreuire ecpondre: no solament de lengua anglesa en portoguesa. Mas encara de portoguesa en vulgar valenciana: perço que la nacio don yo so natural sen puga alegrar e molt aiudar per los tants y tan insignes actes...". Y en el "Deo Gracias" de la misma obra, D. Martí Johan de Galba dice: "...lo qual fo traduit de Angles en lengua portoguesa. E apres en vulgar lengua valenciana, per lo magnifich e virtuos caualler mossen Johanot Martorell".

Es decir, que su autor, por lo que se ve un memo redomado, dice haber escrito "Tirant lo Blanch" en valenciano, no sabiendo el pobre desgraciado que realmente estaba escribiendo en catalán, pues así lo aseveran el Instituto de Estudios Catalanes, la Generalidad de Cataluña, y cómo no, las universidades de Cataluña, Valencia y Baleares.

La misma exposición hacen en lo que respecta a Ramón Llull, cuando resulta que éste escribió en romance mallorquín, pues hace uso de la estructura lingüística mallorquina mezclada con la provenzal (la lengua de sus padres), usando los pronombres propios de Baleares: nòstro, vòstro, ey, no y, l ey, lo. Los artículos sa, ses, sos. Y cómo no, dicciones también propias de ese reino, como: llengo, homo, conseya, orde, etc. Presentan también una serie de mapas en los que marcan como territorios de habla catalana las comunidades de Valencia, Baleares y Cataluña. El condado de Rossellón y el de Cerdaña, en Francia. El Principado de Andorra. Parte de Aragón oriental fronterizo con Cataluña y un trocito de la isla de Cerdeña.

Aportando el dato de que los Estatutos de Autonomía de las mentadas autonomías pone que su lengua cooficial es la catalana. Cuando en el estatuto de Valencia pone bien claro que su lengua cooficial es la valenciana. Luego, las instituciones políticas, civiles y culturales de Cataluña, deberían (creo yo) de respetar la legalidad vigente en Valencia y no incluir a esa comunidad en ese cómputo catalanizador. Precisamente ellos, que a la más mínima piden respeto a su legalidad. Una página más adelante presentan asimismo un cuadro estadístico en el que exponen, que realmente son sólo 7.200.000 las personas que saben hablar catalán. Es decir, que de once millones de supuestos catalana-parlantes, pasamos a poco más de siete. Y si encima les descontamos los cuatro millones de valencianos, porque su lengua es la valenciana, nos quedamos en tan sólo tres millones y poco más.

Pero no acaba aquí la historia, sino que, además, presentan como prueba de que el catalán es la lengua de relación en todos los susodichos territorios que en ellos se editan diez periódicos íntegramente en catalán, de los cuales siete se editan en Cataluña, uno en Baleares y dos en el Principado de Andorra, y que tienen una tirada conjunta de 175.000 ejemplares. Lo cual nos da (malditas matemáticas), que tan sólo un 1,6 por ciento de esos supuestos 11 millones de catalano-parlantes, usan el catalán como lengua vehicular. Siempre suponiendo que la tirada se venda en su totalidad. Cosa que no debe de ser así pues sin las ayudas económicas de sus respectivos Gobiernos, haría ya mucho tiempo que hubiesen desaparecido.

Voy a terminar ese kafquiano cuento con un pequeño dato más: en la revista semanal denominada "El Cultural" que se entrega con el diario "El Mundo", de fecha 22/04/2004, en las páginas 14 y 15, se nos da cuenta de la gran crisis del sector editorial de libros en catalán, asegurando el editor D. Miquel Alzueta de la editorial Columna, que la mayoría de editoriales en catalán y las distribuidoras, están en bancarrota. Y que todos ellos esperan que la Generalidad les saque del pozo, con más ayudas económicas.

Mis conclusiones son que los sueños son sueños y nada más. Y un sueño es lo de los once millones de catalano-parlantes. Por lo que diría muy poco a favor del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, si basándose en ese sueño pidiera al Parlamento Europeo (tal que parece va a hacer), que se incluyera como lengua de relación administrativa al catalán.

Articul publicat en "La Razón", el 22 de juny de 2004 i baixat del blog Nou Balearisme.  

cites

Pero es el caso que Valencia no quiere ser otra cosa que Valencia. Su lengua, la valenciana, difiere lo bastante de la catalana para poder permitirse gramática y vocabulario propios
Salvador de Madariaga

diccionari

corrector

LINKS

Per un domini punt val
junts front a la AVL
El teu nom en valencia
Associacio d´Escritors en Llengua Valenciana (AELLVA)
Mosseguello

NAVEGA EN
VALENCIA

 

Entrar com
a usuari

Nom d'usuari:
Contrasenya: