Tocomocho feminista... ¡Y socialista!

Per María Teresa Puerto Ferre

El feminismo  triunfante  ha  querido ser, desde siempre,  el  señuelo embaucador que la izquierda española  ha exhibido como uno de sus grandes logros internacionales. Nada más falso. Para quienes hemos tenido el privilegio de visitar en  numerosas ocasiones los antiguos Paises Socialistas del Este de Europa y hemos conocido de cerca la patética situación social de la mujer rusa, polaca, ukraniana, rumana, albanesa,… podemos afirmar, categóricamente, que todas las fantasías sobre los grandes logros de la mujer “del socialismo  real” fueron siempre un gran fiasco y, aun  resultan  más, si los comparamos con los espectaculares éxitos alcanzados por las mujeres en las Democracias Libres Occidentales. 

La emancipación de la mujer en los primeros años del Régimen Soviet se aceptó por muchos como un hecho natural. Sin embargo el libro “Mujeres en Rusia” de Anastasia Posadskaya (Verso, London. 2002) ofrece  innumerables pruebas testimoniales que evidencian   la inexistente “igualdad de derechos” entre hombres y mujeres en los cacareados “paraisos socialistas”.

Los deprimentes testimonios descritos en el libro por estas mujeres de la Rusia soviet  vienen a demostrar, que el trabajo fuera de casa de las “camaradas socialistas” se convirtió en un poderoso instrumento de “trata de esclavas” para las mujeres trabajadoras rusas en régimen de absoluta explotación y precariedad: las barrenderas, limpiadoras y obreras de la más baja condición fueron carne de cañón explotadas por los regímenes sovieticos. Régimen de explotación y precariedad que todavía perdura hoy en día en muchas  de estas “casas-cuna” del izquierdismo decadente. Pero  la historia  tiene antecedentes. 

Hace ahora casi un año  las feministas del  cartón-piedra zapateril se nos  agolpaban  a las puertas del  Congreso con la sonatina  hip-hop   del “ista-ista-ista, Zapatero feminista!!”... Celebraban  la aprobación de la timo-“Ley de la Igualdad”, versión made in Spain de la fracasada “ley de la discriminación positiva” en USA para la promoción de la incompetencia y la mediocridad triunfante. Otro paripé más de este tocomocho feminista  del que suele adornarse la izquierda-hot-air. 

La memoria  histórica del antifeminismo socialista me trae el recuerdo de aquella  vergonzosa  sesión parlamentaria, descrita en el Diario de Sesiones  de noviembre de 1933,  en la que la izquierda española  le negó el derecho a voto a  la mujer  española, durante la II  Republica  del ´31.  No obstante,  aquel mismo día  la mujer española consiguió su derecho voto gracias a la DERECHA ESPAÑOLA que sí que  VOTÓ a FAVOR  del voto femenino y en contra de la mala voluntad de la izquierda  socialista y comunista  ¡¡que no quería darle el voto a la mujer!!

Fue una de  las  sesiones más bochornosas que ha habido en la historia del parlamentarismo español y particularmente bochornosa para la izquierda española  que, repito,  le negó el voto  a la mujer. Hubo un debate acaloradísimo   porque los socialistas  estaban en contra  del voto femenino con argumentos  de risa:

El diputado socialista Novoa Santos  argumentaba  que la especial fisiologia  de las   mujeres  (que él definia como “la indigencia espiritual  del sexo femenino”)  hacía que las mujeres tuvieran una inferior capacidad  para votar. Decía este  socialista  que   la estructura de la mujer  “era el histerismo  y que dar el voto a las mujeres era entregar   la republica  a la  histeria femenina” !!!!.

Otro diputado socialista, Manuel  Ayuso, defendía que los hombres y las mujeres tenían que votar a diferentes edades:

            - los hombres a los 23 años

            - las mujeres  a los  45

Porque decía que, a esa edad,  el ciclo reproductor de las  mujeres había acabado  y que eso la condicionaba para el voto!!!!.

El momento cumbre de esta bochornosa sesión fue cuando la diputada radical-socialista Victoria Kent, argumentó en contra del voto femenino “por conveniencia política para la izquierda”…, y se quedó tan pancha.

Y lo mismo pensaban la socialista  Margarita Nelken e Indalecio Prieto, el ministro socialista de Azaña (hacienda y obras públicas). Los dos estaban   en contra de  darle el voto a la mujer “por conciencia política para la izquierda”.

Hasta la misma  Federica Monseyn, la ministra  de sanidad (y matrona anarquista de la fai-organización terrorista) , que había  sido   la gran muñidora del voto femenino,  votó en contra!!

El derecho a  voto de la mujer  española   llegó gracias a la derecha española  que votó por 161 votos a favor contra los 121 socialistas  y……efectivamente,   fueron las mujeres con su voto las que tiraron del gobierno  a  los socialistas en las elecciones de noviembre de 1933  y le dieron una victoria aplastante al centro derecha .

Ista, ista ista … ¿Socialismo feminista? … Sí, pero de cartón-piedra.

cites

El Valencià te la seua mida i el seu sabor. La concissio del Valencià es veu quan es compara, text ab text, en atre idioma
Azorín

diccionari

corrector

LINKS

Per un domini punt val
junts front a la AVL
El teu nom en valencia
Associacio d´Escritors en Llengua Valenciana (AELLVA)
Mosseguello

NAVEGA EN
VALENCIA

 

Entrar com
a usuari

Nom d'usuari:
Contrasenya: