Morcillas y coloquios de Tortosa

Per Ricardo García Moya

Las morcillas, como saben los amantes de Talía, son frases que los actores añaden al texto original, generalmente para halagar al público. Así, en Tenorio F. C. (Valencia, 1924), el propio autor Paco Palau sugería: "Si esta obreta es representara en Alacant, a l´apoteosis, en lloc de dir Castelló es dirá Natasió, y si igual ocurrira en Alcoy, en cónter de Gimnástic se dirá Alcodiam" (p. 4). Traslaticiamente, fuera del escenario, hay morcilleros idiomáticos audaces, como el arqueólogo nacionalista que falsificó inscripciones (yacimiento de Iruña-Veleia, 2006), para que el idioma vasco escrito se remontara al siglo III, anticipándose al castellano Cartulario de Valpuesta. La morcilla sin gracia puede chamuscar (¿recuerdan al ministro de Justicia en Murcia, cuando de su facial bandera de España -bermejos labios, amarillos dientes-, lanzó un electoral y estentóreo "¡pijo!"?); pero donde más y mejores morcillas encontramos es a nivel literario, especialmente en copias de manuscritos. El copista solía añadirlas, desvirtuando el original, para apoyar documentalmente una causa.

Hablando de manuscritos, la presidenta de la AVL recomienda los catalanes Col·loquis de Tortosa por ser "exemple renaixentista", útil en los "Objectius Didàctics d´Educació Secundària Obligatoria". Existió una obra de igual título, acabada en 1557, pero hoy sólo disponemos de una copia del 1800, donde aparece un valenciano defensor del catalán y la unidad de la lengua, párrafo reproducido hasta la saciedad. La pena es que, sin ser falsificación completa como el Libre dels feyts d´Armes de Catalunya (Gaspar i Jalpi, c. 1673), o las Regles d´esquivar vocables (Jaume Massó, c. 1920), el contenido de los coloquios está rellenó de morcillas políticas y lingüísticas. ¿Pruebas?: Los anacronismos que bailan por su prosa; por ejemplo: el catalán "soroll" (val. "ruido, roido", del latín rugitus), que sería de uso corriente cuando Cristófol Despuig escribió los coloquios; pero Corominas y su ejército de etimólogos lo desmienten: "Soroll. No conozco su documentación antes del Dto. año 1647". Además, el otro "soroll" que encuentra es del 1695, que confirma la rareza del vocablo incluso en el siglo XVII. Pregunta blavera: ¿qué pinta en los Col·loquis un sustantivo inexistente en 1557?

El manuscrito es un collage de morcillas añadidas entre 1557 y 1800 por eruditos enredadores, gramáticos babélicos y académicos nacionalistas. Lo único auténtico de 1557 serían las descripciones de flora y fauna, además del detalle de la nacionalidad de Christófol Colón: "genovés" (f. 24r), no catalán. Hilarante anacronismo es "báculo" (f. 14r), cuando la 1.ª doc. de "báculo" (sic) en catalán es del año 1803; lo mismo que "llabia" (f. 23r). Según Alcover, Moll y Guarner, "làbia o llàbia" es préstamo moderno del castellano (DCVB), y Corominas reafirmaba su modernidad al datar "llàbia" en 1840, no en 1557. Los cuatro filólogos, oliendo la morcillada, huyeron de otorgar validez al léxico de los coloquios. No era lógico que los protagonistas del manuscrito, el valenciano Don Pedro y los catalanes Lucio (Cristófor Despuig) y Fabio, preocupados per la pureza de la llengua catalana, usaran estos barbarismos en 1557: "ídolo, historiógrafos, reparo, socorro, refrán, desengañar (sic), escoria, estímulo, señal (sic), señor, culto divino, la Montaña de Monjui...". ¿Esta es la ejemplar prosa catalana pera estudiantes valencianos, según la AVL?

La catedrática Eulàlia Duran realizó una edición "científica", decía ella, pero cuando topetaba con anacronismos que denunciaban la chapuza miraba a otro lado. Así, "arrimada" surge dos veces con semantismo de "decaiguda, abandonada, sentit que Corominas afirma que només es dóna en castellà i és totalment estranger al català". Eulàlia sugiere que sería "innovació del copista" (Duran: Col., p. 88). El copista no era uno, sino varios falsarios que rehicieron el contenido del desaparecido manuscrito de 1557. Sus huellas aparecen en las diferentes morfologías que usaban para una misma palabra. Así, un morcillero escribía "Catalunya", otro prefería "Cathalunya", un tercero escogió "Cathaluña" (sic), el cuarto adoptó el arcaizante "Cattalunya"; el més destarifado lo adornó consonánticamente, "Catthalunya" (f. 47r); y, el más simple, se contentó con "Cataluna" (f. 8r). De esta orgía morfológica no comenta nada Duran, aunque mefistofélicamente airea errores del jesuita Fita, paleógrafo autor de la 1.ª ed. de los Col·loquis (a.1877).

Tanto Duran como Fita intentaron disimular el fraude. Si leían "en lo any 1622" (f. 58 v), el jesuita lo transformaba en 1522; y Duran aplaudía: "llegiu 1522, tal com ho interpreta Fita" (ib. p. 42). Otra pesadilla para Duran fue el adverbio "avuy" (sic), que Corominas daba como 1.ª doc. en 1592, alertando de su rareza hasta mediados del XIX. Eulàlia, desconcertada, no ofrece respuesta a los "avuy" que llenan el manuscrito; simplemente los convierte en "vuy", grafía catalana usada en 1557 (en valenciano teníamos el clásico hui). Un repipi morcillero del 1750 quiso lucirse incrustando el arcaico comparativo catalán "pus", desaparecido en 1557: "lo pus bell home, lo pus noble, lo pus savi, lo pus magnánim" (f. 27 v).Pero el jesuita Fita, horrorizado y sin miramientos, limpió la falsificación con otra falsificación, sustituyendo la frase del "pus" por esta otra: "que a més de ser lo més sabi y magnánim Rey de quants..." (Fita, p. 50). Fita limpió lo que le parecía escandalosamente chirriante para el año 1557. Y aquí tengo una duda: cuando Ascensió nos recomienda a los valencianos esta paradigmática prosa: ¿se refiere a la del manuscrito morcillero (c. 1800), a la mística del jesuita Fita (a. 1877), la retorcida por Duran (a. 1981) o la anodina de Joan Tres (a. 1996)?

Per cert, front a l´archiu del Palau del Ardiaca es fica una sinyora a demanar llimosna cantant, y sempre reglota el Ave María de Schubert. Tot bonico, pero cuan estás aponat una tongá d´hores davant dels Coloquis y, per els finestrons, s´esgola una veueta fil d´aram en Ave Mariiiia que may aplega al gratia plena... ¡uf! Y, encá que parega ensómit, l´atra esprá en l´archiu s´asentá davant una dona igualeta a aquella genial Sardá del Honorato y, ademés, fea els mateixos roídos en dents y morros. ¿Vostés creuen que es pot saborejar els Coloquis escoltant "¡iiiia!" y "esnifff" sinse parar? ¡Ay, Ascensió, Ascensió! ¡Mira que si m´has fet anar a Barcelona pera dotorejar el Ms 20, patint les nacoretes, y a lo millor ni sixquera t´has llegit lo que recomanes! De totes formes, Ascensió, estic d´acort en tu: els Col·loquis de Tortosa y les seues "morcillas" son eixemplars; eixemplars pera estar penjats junt als botifarrons, piteus, cones y cansalá del Mercat Central de Valencia.

cites

Los dialectos de la lengua lemosina son la catalana, valenciana y mallorquina. La catalana ha recibido muchos vocablos de la francesa; la valenciana, de la castellana; la mallorquina se llega más a la catalana por ser hija de ella. De todas las tres, la más suave y agraciada es la valenciana y no me lo hace decir la pasión
Gregori Mayans i Ciscar

diccionari

corrector

LINKS

Per un domini punt val
junts front a la AVL
El teu nom en valencia
Associacio d´Escritors en Llengua Valenciana (AELLVA)
Mosseguello

NAVEGA EN
VALENCIA

 

Entrar com
a usuari

Nom d'usuari:
Contrasenya: