Estructura del Judaísmo. Capítulo 3

Per Eliseo Forcada Campos

Hace unas décadas, en la época del materialismo, la humanidad declaraba con suficiencia: “Conocemos al Mundo pero a Dios no lo hemos hallado”. El mundo es materia que es un conglomerado de corpúsculos; comprendemos la electricidad, que es un fluido que en determinadas condiciones circula de un lugar a otro; y la luz que surge de una fuente conocida en forma de ondas del éter.

Hoy en día todas esas teorías han sido refutadas- La materia no es un conglomerado de corpúsculos. Podemos explicar mediante ecuaciones matemáticas qué es la materia, pero ninguna concepción precisa acerca de su naturaleza. Lo mismo sucede con la electricidad, sabemos cómo se manifiesta, como actúa, crearla, utilizarla, pero no sabemos nada sobre su naturaleza: La conclusión inevitable es que: cuanto más comprendemos las leyes que la rigen, menos comprendemos la propia naturaleza.

Chaim Weizman declaró en un congreso sionista: “Estoy demasiado cerca de las ciencias naturales para poder ser materialista”. Pocas personas del auditorio captaron toda la profundidad de esta declaración. Hoy todo el mundo la entiende mejor. El campo electromagnético es estructural y no material. La materia como energía puede ser representada por ecuaciones que no pueden ser captadas por los sentidos.

Todo esto no puede servir de base a una concepción materialista del Universo. Al contrario, todo lo expuesto nos aproxima al conocimiento de Dios. En el pasado se nos hablaba de un mundo concebido en la materia; en un mundo concebido de tal modo, ¿cómo es posible creer en un Creador inmaterial e invisible, al que nuestros sentidos no pueden percibir? Los antiguos filósofos ya se habían esforzado por hallar la conexión entre, Dios que es inmaterial, y el mundo de la materia. Los fundamentos de la materia son imperceptibles. Las dos fuerzas, que en realidad no son más que una: la electromagnética y la luminosa, carecen de substrato material alguno.

El estudio de las formas de pasaje de lo material a lo inmaterial acerca a nuestros contemporáneos a la comprensión del Creador que rige el mundo entero. Actualmente comprendemos que el mundo nos presenta el símbolo de su Creador, cuyos actos podemos ver, pero que no podemos percibir con nuestros sentidos.

Hay quienes preguntan dónde está la certidumbre científica, ya que toda la estructura que parecía cierta hace 50 años es cuestionada ahora. Las matemáticas euclidianas han dejado de ser una verdad absoluta; las leyes de la física de Galileo y Newton ya no son incuestionables; la hipótesis del éter es rechazada; se ha desmentido el viejo principio de que la naturaleza no hace saltos. Se ha demostrado que la naturaleza si que hace saltos, explicados por la teoría de los quanta.

Es evidente que todo este desarrollo nos indica cada vez más las conclusiones científicas al reconocimiento de lo que el judaísmo viene enseñando desde tiempos inmemoriales.

Eliseo Forcada Campos
Asociación Cultural Cardona Vives

cites

Escrich en vulgar valenciana, per ço que la nacio d’on yo so natural se’n puixa alegrar e molt ajudar...
Joanot Martorell

diccionari

corrector

LINKS

Per un domini punt val
junts front a la AVL
El teu nom en valencia
Associacio d´Escritors en Llengua Valenciana (AELLVA)
Mosseguello

NAVEGA EN
VALENCIA

 

Entrar com
a usuari

Nom d'usuari:
Contrasenya: