Un Tribunal sin par

Per José Forés Lahoz

Tribunal sin par, es decir, único: único en España, único en Europa, único en el mundo. Nos referimos al Tribunal de las Aguas de Valencia, que tras mil cuarenta y ocho años de historia espera ser declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. Para ello, y culminando una larga campaña la Generalitat, a través de su dirección general de Patrimonio Cultural Valenciano tiene ya lista la documentación donde se fundamenta la preceptiva solicitud, cuyo plazo de entrega expira el 30 de este mismo mes de agosto, contando con el beneplácito no hace mucho suscrito por el presidente y los síndicos del propio Tribunal autóctono.

Es innegable que la modélica institución surgida bajo el reinado del califa de Córdoba Abderramán III el Grande, en el año 960 de la Era cristiana, es no sólo orgullo de Valencia sino prestigio de España, expresión máxima de lo que debe ser la administración de justicia en el aprovechamiento y salvaguarda del agua, una administración de justicia que tiene mucho de patriarcal y, por supuesto, también de democrática, como afirmaba el 1 de enero de 1961 (cuando aún estaba España lejos de alcanzar la democracia) la acreditada revista Welt auf Reisen, y recogía en su número de mayo "Valencia Atracción", gracias a la sagacidad y sensibilidad de su inolvidable director, Francisco Almela y Vives.

El agua es el mejor tesoro de la huerta, sobre todo de la huerta valenciana, en donde cada palmo de tierra brinda riqueza segura, tal como decíamos en nuestro "Miguelete" de ABC el 5 de julio de 1998, inspirándonos en el caudal de saberes de nuestro padrino de lujo -en el terreno periodístico- Martín Domínguez. De ahí que el líquido elemento haya sido siempre la base y el bienestar de los agricultores, pero también un gran motivo de preocupación, fuente de luchas y de discordias. Por eso nació el Tribunal de las Aguas de la Vega de Valencia. A partir de ese momento "toda la huerta que tiene agravios que vengar" -Blasco Ibáñez dixit, La Barraca- viene acudiendo cada jueves, a las doce del mediodía, a la peculiar "sala audiencia" ubicada en la puerta de los Apóstoles de la Catedral para conocer ipso facto el veredicto de los llamados "jueces populares" -labradores togados- que al aire libre, en el "rogle", sin papeles ni ordenadores, de forma verbal, pronuncian su sentencia, siempre con carácter inapelable.

Desde la época de Jaime I, por medio de Els Furs, hasta Alfonso XII, al promulgar en 1879 la Ley de Aguas, verdadero monumento jurídico -jamás superado-, obra del valenciano Antonio Rodríguez de Cepeda, las acequias y sus comunidades han sido objeto de privilegios, respetándose el régimen administrativo de sus aguas. Y lo mismo ocurrió más tarde al sancionar el rey Juan Carlos la nueva Ley de Aguas, en la que se reconoce, confirma y mantiene vigente la existencia y funcionamiento de nuestro ejemplar Tribunal, en el que se han inspirado todos los países de habla hispana..., y muchos otros de culturas dispares. Además, en otras tres ocasiones el Rey ha convalidado la vigencia del valenciano Tribunal: en la Constitución Española, en nuestro Estatuto de Autonomía y en la Ley Orgánica del Poder Judicial.

La denominada Huerta de Valencia (por cuya defensa tantas lanzas viene rompiendo desde inmemorial LAS PROVINCIAS, y de manera incansable su redactor jefe, Pablo Salazar, junto con otros redactores y colaboradores), está integrada por 44 términos municipales, incluido el de la capital, hallándose surcada por una prodigiosa red de acequias madre, brazos, "sequiols" y "sequiolets" que, de forma perfectamente regulada, llevan hasta el último pedazo de tierra el agua para el riego. Ocho son las acequias madre: la de Quart, Benacher y Faitanar, Mislata, Favara y Rovella, situadas a la derecha del río Turia; y Tormos, Mestalla y Rascanya, en la margen izquierda.

La fama y prestigio que el Tribunal de las Aguas tiene en todo el mundo es tal que a su sombra se constituyó el 25 de marzo de 1968 la Asociación Internacional de Derecho de Aguas. Igualmente y en homenaje suyo, en septiembre de 1975 se celebró en Valencia la primera Conferencia Internacional sobre los Sistemas de Derecho de Aguas en el Mundo, promovida por las Naciones Unidas.

Y hablando de reconocimientos hemos de recordar con agrado desde estas líneas -que celebraríamos que sirvieran de "espenteta" de cara a la deliberación que a lo largo del próximo 2009 habrá de tomar la Unesco respecto a la petición que le formula el pueblo valenciano, ya apoyada en 2006 por el Consejo del Patrimonio Histórico Español- el homenaje que el pasado año rindieron a nuestra universal institución el Poder Judicial, el Tribunal Supremo y el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana. Según afirmaba el 29 de abril de 2004 en esta "Tribuna" el historiador y catedrático Daniel Sala Giner, académico de la RACV, desde Rodríguez de Cepeda son muchas las páginas elogiosas que a nuestro Tribunal de las Aguas le dedicaron grandes cronistas y escritores, propios y foráneos, entre ellos F. J. Borrull y Vilanova, Jaubert de Passa, Alice Foster, Francisco Galán, Vicente Giner Guillot, Juan Reig y Flores, Vicente Giner Boira, Thomas Glick, Fairén Guillem y, más recientemente, M.ª J. Mascarell Navarro y R. Tarín López, además del mismo Sala. Sin olvidar a nuestros poetas Teodoro Llorente, Enric Durán i Tortajada, Anfós Ramón i García...

Estoy convencido de que el Tribunal de las Aguas dejará pronto de ser patrimonio exclusivo de los valencianos para convertirse, con los máximos honores, en patrimonio de la humanidad entera. Más de mil años de limpia y eficaz ejecutoria lo avalan.

cites

Los dialectos de la lengua lemosina son la catalana, valenciana y mallorquina. La catalana ha recibido muchos vocablos de la francesa; la valenciana, de la castellana; la mallorquina se llega más a la catalana por ser hija de ella. De todas las tres, la más suave y agraciada es la valenciana y no me lo hace decir la pasión
Gregori Mayans i Ciscar

diccionari

corrector

LINKS

Per un domini punt val
junts front a la AVL
El teu nom en valencia
Associacio d´Escritors en Llengua Valenciana (AELLVA)
Mosseguello

NAVEGA EN
VALENCIA

 

Entrar com
a usuari

Nom d'usuari:
Contrasenya: