Lengua valenciana (5): Los Iberos

Per Vicente L. Simó Santonja

La clave de las familias lingüísticas que nos ocupan fue sin duda la romanización, la expansión cultural de Roma, que abocaría a las lenguas románicas o romances de ‘familia latina, que no catalana’. Pero sucede, la realidad, que los romanos al ir dominando el arco mediterráneo (además de otros territorios), no llegaron a una zona desértica sino a unos territorios que tenían sus culturas y lenguas ancestrales, dignas de ser tenidas en cuenta y ‘escuchadas’.

Creen algunos que el pueblo ibero era único, y sólo se radicaba en España (Iberia), ¡craso error!, porque los iberos ocupaban parte de Francia hasta el río Hérault, en occitano Erau, que atraviesa el departamento francés de este nombre en la región Languedoc-Rorellón, cuya capital es Montpellier (como saben lugar de nacimiento de Jaime I).

Siguiendo en dirección sur podríamos enumerar, entre los pueblos ibéricos sobre los que ‘cayó’ el latín, a los Elisyces, Sordones, Indigetes, Castelanos, Ceretanos, Andosinos, Airenosinos, Jacetanos, Bergistanos, Ausetanos, Lacetanos, Layetanos, Ilergetes, Costéanos, Ilercavones, Edetanos, Contestanos, y algunos más.

Aquella cultura ibérica atiende a diferentes culturas colonizadoras, esencialmente griegas y cartaginesas, que consolidan su proceso de iberización entre los siglos VII y V antes de Cristo y llegan a la plenitud en el III, hasta que en 218 a.C. (Escipión desembarca en Ampurias; y mucho antes las Galias, nótese el plural, ya habían conocido el dominio) de Roma, su cultura y su lengua se hacen presentes.

Se conocen suficientes fuentes literarias, epigráficas, numismáticas y arqueológicas como para afirmar que la cultura ibérica fue importante. La Dama de Elche es un buen ejemplo. La lengua ibera es una lengua paleohispánica, documentada por escrito, fundamentalmente en signario ibero-nororiental, que suele denominarse ‘levantino’. La lengua ibera se hablaba en la amplia franja costera que se extiende desde el sur del Languedoc-Rosellón hasta Alacant (e incluso penetraba en el interior por el valle del Ebro, el valle del Xúquer, el valle del Segura y el alto valle del Guadalquivir hasta el río Guadiana).

En definitiva, los iberos son unos pueblos que van evolucionando desde diferentes culturas, que con influencias griegas, fenicias y púnicas ayudan a la diferenciación interna de los diversos grupos sociales. Lo que pretendo explicar, es que cuando se produce, paulatinamente, la romanización, la cultura ibérica era importante y que desde luego los iberos, catalanes o valencianos, y franceses, ‘hablaban’. Se sabe, lo que demuestra no eran mudos, que el signario ibérico levantino conocía dos variantes: la dual que diferenciaba los silabogramas oclusivos dentales y velares sordos de los sonoros con un trazo añadido, de forma que la forma simple representa la sonora y la forma compleja la sorda, mientras que la variante no dual sólo presenta las formas simples de los silabogramas.

En definitiva la lengua ibérica es una lengua paleohispánica o prerromana, que se hablaba antes de la llegada de los romanos (otras lenguas eran la celtíbera, la tartésica y la lusitana).

Sobre este mapa de cultura y lengua, nos llega la romanización, dejando atrás a Amílcar Barca, a Asdrúbal y a Aníbal, importantísimo fenómeno cultural, porque su latín vulgar acabará creando y produciendo las lenguas romances, cuya evolución conocemos hoy, aunque no faltan quienes dogmatizan sobre la madre familiar, olvidando la realidad y la coherencia.

cites

Acaba la Biblia molt vera e catholica, treta de una biblia del noble mossen Berenguer Vives de Boil, cavaller, la qual fon trellada de aquella propia que fon arromançada, en lo monestir de Portacoeli, de llengua latina en la nostra valenciana.
Bonifaci Ferrer (1478)

diccionari

corrector

LINKS

Per un domini punt val
junts front a la AVL
El teu nom en valencia
Associacio d´Escritors en Llengua Valenciana (AELLVA)
Mosseguello

NAVEGA EN
VALENCIA

 

Entrar com
a usuari

Nom d'usuari:
Contrasenya: