El Centenar de la Ploma (y II)

Per José Forés Lahoz

La Companyia del Centenar de la Ploma se dividía en unidades de diez ballesteros, denominadas "deenes", al frente de las que habían unos oficiales llamados "caps de deena". Cada ballester tenía un ayudante, al que decían "companyó", "macip" o también "patge". Dado que su misión era la de dar guardia y custodiar la Senyera o bandera del Rat Penat (que tenía categoría de estandarte real), tanto en los actos solemnes como en las acciones guerreras, en los centenarios de la conquista de la ciudad de Valencia, que se celebraban "con gran pompa y esplendor", iba necesariamente acompañando a la Senyera el Centenar "ab ballestes y arcabuços y ab les insignies de Sant Jordi ab la bandera del Centenar ab pifanos i atambors", según detallan antiguas crónicas.

De entre los hechos bélicos en que consta específicamente que el Centenar salió de Valencia acompañando a la Senyera, cabe mencionar el registrado el año 1464, en que "lo Senyor Rey Dn. Juan trames una lletra a Valencia, feta en Lleyda a 9 de Juliol de 1464, com volia se fes guerra contra Dn. Jaume de Arago… Com lo honorat En Ramon de Vich, justicia criminal de la ciutat de Valencia, pres la Bandera del portal dels Serrans ab los capitans e lo Centenar de la Ploma e tench sa via pera la Varonia de Arenos…" Jaime de Aragón, señor de aquella comarca, se había rebelado en defensa del Príncipe de Viana. Otra acción a recordar fue la ocurrida el 11 de julio de 1526, en que salió la Senyera por el portal de los Serranos y "lo Centenar de la Ploma de sent Jordi entorn del Rat Penat" para luchar contra los moros sublevados en la sierra de Espadán.

La casa-cofradía del Centenar de la Ploma se hallaba situada en lo que actualmente es el escenario del Teatro Principal; se denominaba de la "Ballesteria" y fue derribada en 1807. Justo un siglo antes, en 1707, la milicia de la Ploma -como todas las instituciones forales- tuvo que desaparecer, "en ser arrabassats els sagrats Furs de València pel funest decret del francés Felip d´Anjou", como se lamenta Beüt.

A partir de entonces ya no se vieron más aquellos distinguidos milicianos de la Ciudad de Valencia, "veritables Cavallers de Sant Jordi, que com altres tantes coses anaren oblidant-se".

Entre los papeles de mi archivo personal consta una copia de la convocatoria que, presidida por el popular cartel anunciador de la Exposición Regional Valenciana de 1909, al finalizar un verano de los años sesenta el presidente de la Casa Valencia en Barcelona y Cavaller en Cap de la Dehena del Centenar de la Ploma, Vicente Sena Bisbal, cursó a los miembros de dicha agrupación, y que comienza así: "En la antología dels records histórics del Rei Don Jaume, está en lloc principal la página del Centenar de la Ploma, selecció admirable que nosaltres devem tindre present". Fallecido el 30 de junio de 1964 tan activo presidente, uno de los fundadores de la Casa Valencia -que había nacido en Llombay-, su sucesor en el cargo dirigió una carta al alcalde de la ilustre villa borgiana dándole cuenta del óbito y exaltando su figura, escrito en el que hacía constar que "els Cavallers Ballesters", componentes de la Dehena en Barcelona del Centenar de la Ploma, Guardia de Honor de la Senyera, constituyen un grupo de valencianos residentes en Barcelona desde hace muchos años, "que con calor y entusiasmo conservamos vivo el sentido de las tradiciones de nuestra patria chica en esta también bella comarca a la que nos unen grandes lazos de relación histórica y compenetración, en la que hay una gran colonia valenciana agrupada en la Casa Valencia de esta ciudad". Los nombres de aquellos miembros de la Dehena eran a la sazón los siguientes: José F. Puig y Sanchis, José Fauró Guzmán, Vicente Olmos Igual, Vicente Saval Balaguer, Antonio Climent Serra, José A. López Corts, José Moscardó Perales, Francisco de P. Zabala Mundo, Enrique Ramos Sanz, Antonio Solves Baños, Rafael Benito Cardona, Ángel Romero Rodrigo y Enrique Ramos Ginenez. De ellos, dos hijos del Marquesat (además del fundador mencionado): Vicente Saval Balaguer, prestigioso farmacéutico e intelectual, y José A. López Corts, combativo e inolvidado periodista, que hizo famosos los seudónimos de "Lopecito" y "Tirant lo Blanch". Por cierto que también conservamos el poema inédito fechado en Barcelona por el "cavaller-ballester" J. Fauró Guzmán, titulado "Valencia por España", que finaliza así: "Valencia es noble, digna y leal, / tan dulce, suave, humana, / que siendo en el Levante reina / con propio cetro y corona, / renuncia a su diadema / y sintiéndose más que hermana / de todas las tierras de Iberia, / ella en tiempos capitana / se complace en ser hija / de nuestra gloriosa España".

cites

La llengua te vida propia independent, lliteratura propia i pot formar la seua historia d’evolució morfológica dende que s’emancipa de sa mare. El dialecte no pot tindre vida independent, ni molt menys lliteratura propia; per lo tant, rigause d’aquells que sostenen que el valenciá es un pur dialecte; eixos no han llegit nostres clássics del sigles XIV, XV, XV, i XVII.
Lluis Fullana i Mira (1916)

diccionari

corrector

LINKS

Per un domini punt val
Salvem la Magdalena
junts front a la AVL
Valencia universitaria
El teu nom en valencia
Associacio d´Escritors en Llengua Valenciana (AELLVA)
GAV
Mosseguello

NAVEGA EN
VALENCIA

 

Entrar com
a usuari

Nom d'usuari:
Contrasenya: