Adiós, historia, adiós

Per Baltasar Bueno

Vivo, trabajo, como y duermo en medio de libros. En casa, los libros duermen conmigo. Disfruto perdiéndome en archivos y bibliotecas llenas de libros, de legajos antiguos. Me subyugan los libros de historia, especialmente aquellos que me aproximan a cómo fuimos y qué hicimos los valencianos en otros tiempos.

Por ello, he sentido de manera muy especial el frío acero de la afilada espada de los padrinos políticos y promotores de ‘2008, Any de Jaume I’ ensañándose con la historia de mi pueblo, la que cercenan en lo básico y fundamental.

Le amputan su esencia ibérica, fenicia, griega, romana, visigótica y musulmana y la dejan inválida. La hacen nacer feudal, de los feudos con derecho de pernada, y le suprimen sus valiosos orígenes ibero-romanos, primer solar del pueblo valenciano.

Este Consell, que se auto flagela en tiempos electorales jurando a los cuatro vientos, como ayer David Serra, que es valenciano, ha contratado a un catalanista para que nos repita la partitura del 750 aniversario socialista, “el naiximent d’un poble”, que compusieron Lerma y Pérez Casado.

A Francisco Camps le ha parecido bien la idea y el proyecto y ha sacado la fanfarria de la agitación y propaganda a la calle para intentar entusiasmarnos con la idea pancatalanista cantada al unísono por los coros catalanistas, basada en los patriarcas de la causa Joan Fuster y Sanchis Guarner.

El PSOE está más que complacido con que el PP le haya copiado la idea, que se haya sumado a la causa catalanista, y en contra de sus electores, a los que está quitando la razón, tantas veces manifestada y expresada en las masivas manifestaciones populares donde clamaron con energía y claridad el “No nos fareu catalans”.

En 1988, el pueblo valenciano no aceptó, se negó a que los socialistas le hicieran nacer apenas 750 años antes, una de las teorías catalanistas más rechazada y repudiada por los valencianos. No compartió los fastos que se quedaron en carísimas banderolas y una naumaquia frustrada.

Y ahora, en 2008, lo que el PSOE no pudo conseguir, lo está intentando el PP, quien ha comenzado por entregar el comisariado de la efeméride a un hombre de fe catalana.

Las pompas de las celebraciones de 2008 van a estar a tono con las actuaciones de la catalanista Academia Valenciana de la Lengua y su primo hermano el Consell Valencià de Cultura.

Fue el Consell Valencià de Cultura, presidido por Santiago Grisolía, quien abrió fuego de artillería de la fiesta a finales del año pasado, editando la agenda oficial de la institución, dedicada a Jaime I, donde en su prólogo, textualmente, se lee que “tradicionalmente consideramos la toma de la ciudad de Valencia, en octubre de 1238, como la fecha de nacimiento de nuestro pueblo”.

En nombre del presidente de la Generalitat, Francisco Camps, su heraldo, Vicente Rambla, anunció a bombo y platillo esta tontería, que el 2008 iba a ser el Año de Gracia del Señor Rey Conquistador, año en el que el pueblo valenciano celebraría su jovencísimo 770 cumpleaños.

Nos han recortado los años, el traje, no quieren que tengamos más, porque no les cuadra la historia que en el fondo aman y defienden, la de los países catalanes. Quieren que sumisamente nos integremos en los países catalanes.

Consagrada oficialmente la estupidez, no creo que su soberbia les haga reconocer el gravísimo error que cometen y rectificarlo, por lo que vamos a tener que despedir, decir adiós a nuestra historia propia y prepararnos para ingresar por la puerta de toriles en la historia de los países catalanes.

Decir adiós a Rufo Festo Avieno (S. IV d.C.), a pesar de que ya hablaba de nosotros en su epopeya “Ora Maritima”, a Tader (río Segura), Herna (Crevillente), Alebús (Vinalopó), Gimnasia (Tabarca), Sucre (Xúquer), Ilerda (Montgó), Hemeroscopion (Dénia), Tyrius (Turia) y a Crabrassia (Puerto de Sagunto).

Adiós también a los esdetes de los que nos habla el geógrafo Hecateo de Mileto (500 a.C.) en sus crónicas de navegación. Adiós a los ilaraugates, que se asentaron junto al entonces nuestro Ebro, antecesores éstos de nuestros edetanos ilercavones.

Adiós a las necrópolis y poblaciones ibéricas de Pla dels Corbs en Sagunto, Vinarragell en Burriana, Los Saladares en Orihuela, La Peña Negra de Crevillent, la Bastida de Les Alcuses en Moixent, la Covalta de Albaida y La Serreta de Alcoy.

Adiós a todos, también a los nobles guerreros, a pie y a caballo, y a los cultos músicos que aparecéis pintados desde miles de años luchando o tocando instrumentos en las vasijas cerámicas ibéricas halladas del cerro de San Miguel de Llíria, testimonio de vuestra existencia, primer foco cultural del pueblo valenciano.

Adiós, a todos, hasta quienes desde aquí marchasteis lejos, a formar parte de la guardia ibérica de Siracusa.

Y como no, adiós Teatro Romano de Sagunto, porque no hay que dejar ninguna pista anterior a Jaime I, no sea que no encuentren motivo para que les nazca aquí la lengua catalana.

Ya no estáis anexionados a la historia del pueblo valenciano. Os han apartado. Sois secesionistas. Ya no convenís a los intereses de quienes llevan años reescribiendo contra nuestra voluntad la historia de los valencianos.

Los de la Educación para la Ciudadanía de nuestra autonomía, bajo los altos auspicios del presidente Camps, en su taller de corte y confección, están haciendo el nuevo traje del pueblo valenciano a medida, y no a prueba, de catalanistas. Un traje pagado y bien regado con dinero público valenciano. Un traje que destroza, secciona, sesga y dinamita nuestra historia.

Y no rectificarán, porque rectificar es virtud exclusivamente de sabios.

cites

Escrich en vulgar valenciana, per ço que la nacio d’on yo so natural se’n puixa alegrar e molt ajudar...
Joanot Martorell

diccionari

corrector

LINKS

Per un domini punt val
junts front a la AVL
El teu nom en valencia
Associacio d´Escritors en Llengua Valenciana (AELLVA)
Mosseguello

NAVEGA EN
VALENCIA

 

Entrar com
a usuari

Nom d'usuari:
Contrasenya: