Giner, un valencià ‘first class’

Per María Teresa Puerto Ferre

Los malos políticos dividen a la sociedad, crean enfrentamientos, generan odio, desentierran momias, reviven espantajos con su desmemoria histórica, destruyen la armonía de los pueblos, se burlan de sus sentimientos religiosos, violan arbitrariamente la Constitución, viven del guerracivilismo rencoroso, son rehenes del terror, redimen generosamente sus deudas con él, apalean psicológicamente a sus víctimas, hacen de la mentira su divisa, administran mal, destruyen, con sus infiltrados, el prestigio de las instituciones democráticas, se ciscan en la justicia que modelan según intereses, falsean la historia, son rabiosamente incultos e irresponsables, burlan la solidaridad haciendo ricos a los más ricos... Son los neodéspotas de esta pseudodemocracia española, desquincallada y enjuta, en la que no creen ni ejercen. Solo destruyen. Ya saben ustedes de quién estoy hablando. No hace falta ni decirlo, ¿verdad?...

Por el contrario los buenos políticos unen a los pueblos, crean armonía, administran sabiamente su generosidad, proyectan el futuro, utilizan la historia para recrear patrimonio , gestan belleza, producen riqueza, generan sentimientos positivos de solidaridad, son afables y hacen de su bonanza el arte de la convivencia armónica. Su exquisita sensibilidad se proyecta en el respeto hacia los sentimientos religiosos del pueblo, cuya lengua, cultura y patrimonio valoran en su más alta medida, son cultos y refinados. Su altura intelectual y su incuestionable lealtad les impide ser rehenes de ese clientelismo alienante que arruina hoy una gran parte de nuestros políticos valencianos, desleales y traidores. Sus indelebles principios e intachable honradez fortalecen las instituciones que ellos regentan y prestigian. Son los verdaderos demócratas que permiten alumbrar siquiera un rayo de futuro para nuestro pueblo valenciano, cada vez más descreído, cada vez más desencantado, cada vez más desilusionado.

Estamos hablando en este último caso, claro está, del que ha sido, hasta el pasado lunes 16, nuestro presidente de la Diputación de Valencia: don Fernando Giner i Giner, un bon valencià, first class , que ha sabido administrar, con exquisita sabiduría, el arte de la justicia y el don de la generosidad, su bondadosa simpatía con la nobleza y dignidad del cargo. Una generosidad que se ha volcado, particularmente, en el mundo de la valencianidad y del valencianismo llevando a cabo una ingente labor de restauración del patrimonio histórico-artístico con centenares de pequeñas iglesias, ermitas y conventos de la comunitat recuperados para el pueblo de ese patético abandono en que las mezquindades sectarias las tenían marginadas. Los 21 millones de euros invertidos en belleza y dignificación de tan importantes lugares donde, durante cientos de años ha pervivido nuestra fe, nuestra historia y nuestras creencias son testimonio incuestionable de su valencianía.

Y mucho que contar también de su reconocida generosidad y particular interés por todos aquellos grupos valencianistas entregados a la defensa de nuestra histórica lengua valenciana y que batallan en un desierto de roñoserías y mezquindades intencionadas. Como persona culta, ha sabido administrar su valencianía en la buena dirección y siempre en defensa de los postulados auténticos frente al filibusterismo reinante en instituciones pseudouniversitarias y pseudoacademicistas, carentes de rigor y desprestigiadas. Y lo ha hecho por profunda convicción y absoluto conocimiento de que nuestro camino es el correcto, el de la ciencia, el de la tradición, el de la sabiduría milenaria que trabaja con fuentes...

Al margen de merecidos reconocimientos objetivos, tengo que expresar, por necesidad, mi personal agradecimiento a la figura del president Giner porque hizo posible un sueño casi inalcanzable para muchos intelectuales : la publicación de mis dos libros en defensa de la Lengua Valenciana ( Lengua Valenciana, una lengua suplantada . 2006; y Cronología Histórica de la Lengua Valenciana .2007) . Dos testimonios bibliográficos nacidos gracias a su personal interés por el Colectiu Lluís Fullana de la Universitat Politécnica de Valencia. Colectiu que ha surgido para defender, desde la ciencia y los archivos, nuestra histórica lengua valenciana. Dos libros que han sido y serán un auténtico boom posible gracias a la entidad y categoría personal de quien me los ha patrocinado. Dos libros nacidos de las dos conferencias con que el Colectiu Fullana iniciamos, en 2005, nuestra andadura universitaria y a las que el president tuvo la amabilidad de asistir. Su invitación a convertirlas en dos preciosos libros me animó a la ejecución de este sueño. Y el sueño me ha sido posible.

Moltes gracies president Giner per ser un bon valencià, “first class”, lleal i amant de Valencia. Gracies per mantindre encesa la llum del valencianisme. I, sobre tot, per creure en ell.

cites

L´individualitat de la llengua valenciana dins de la familia de les llengües occitanes, cap que tinga una mija cultura, la pot posar en dupte.
Manuel de Montoliu

diccionari

corrector

LINKS

Per un domini punt val
Salvem la Magdalena
junts front a la AVL
Valencia universitaria
El teu nom en valencia
Associacio d´Escritors en Llengua Valenciana (AELLVA)
GAV
Mosseguello

NAVEGA EN
VALENCIA

 

Entrar com
a usuari

Nom d'usuari:
Contrasenya: